Depósitos privados en dólares: goteo, pero sin corrida

Según un informe del BCRA, pasaron la prueba de fuego y cerraron agosto con un alza del 1,74%

Depósitos privados en dólares: goteo, pero sin corrida

 

Por Sebastián Senlle

 

El BCRA publicó hoy su informe monetario diario con los datos completos para agosto. El reporte informa un alza de los depósitos del sistema financiero en pesos y en dólares (si bien se observó un “goteo” a la baja en los últimos dos días del mes) y una reducción considerable del peso del stock de Lebac, especialmente al medirlo en moneda dura que, aunque acompañado por un retroceso en las reservas internacionales, deja fortalecida la hoja de balance del BCRA.

 

En alza

 

Pese al incipiente temor que se generó en los últimos días sobre la estabilidad del sistema financiero (con algunos alarmistas que incitaban a los ahorristas a retirar su dinero de los bancos), los depósitos privados en dólares pasaron la prueba de fuego y cerraron el mes con un alza del 1,74%, pasando de US$ 27.576 M al 31 de julio a US$ 28.055 M al 31 de agosto, un incremento de US$ 479 millones. Contra el mismo mes del año pasado, el salto interanual es del 16,84%, sumando depósitos por US$ 3.981 millones (una cifra, sin embargo, muy inferior a la formación de activos externos de residentes, popularmente llamada “fuga”, que se registró en el mismo período).

 

Si bien los últimos dos días del mes reportaron caídas en los depósitos (en conjunto, por US$ 509 millones), los valores totales se mantienen en el pico de la serie histórica. Además, vale destacar que los bancos, desde la salida de la Convertibilidad, sólo pueden prestar dólares a exportadores (para prefinanciar ventas al exterior), de modo que los deudores tienen ingresos dolarizados y no existe el descalce que ocurría en los ‘90, cuando agentes con ingresos en pesos podían endeudarse en moneda extranjera. “Si bien los depósitos en dólares superan a los encajes bancarios, no vemos aun señales de alarma”, señaló Guido Lorenzo dsde ACM.

 

En pesos, acompañan

 

Pese a la dolarización de portafolios que viene empujando la devaluación, los depósitos privados en pesos subieron en agosto 3,77%. En sintonía con la inflación esperada para el mes, lo que implicaría que conservaron, a grandes rasgos, su valor en términos reales. Alcanzaron así la marca de $1,66 billones ($60.000 millones por encima del valor de julio), su mayor registro en términos nominales.

 

El BCRA licúa

 

El dato positivo que puede exhibir el BCRA tras la fuerte devaluación con la que cerró agosto es que sus pasivos remunerados se licuaron a gran ritmo, fortaleciendo su hoja de balance.

 

Depósitos privados en dólares: goteo, pero sin corrida

 

El programa de desarme del stock de Lebac, iniciado en la última licitación por el organismo que dirige Luis Caputo, fue ayudado por la suba del tipo de cambio para acelerar el deshielo de la bola de nieve.

 

Así, el stock de Lebac y Nobac, que promediaba en julio el billón de pesos, descendió en agosto 35,4%, a $627.000 millones. Medido en dólares al tipo de cambio mayorista, implicaba al pasado viernes un stock de US$ 16.900 millones, 52,5% por debajo de la marca de cierre del mes previo.

 

El stock de Lebac en pesos representa hoy el 52% de la base monetaria, contra más de 130% que llegó a significar hace apenas dos meses. También se redujo sensiblemente el peso del stock al medirlo en dólares como porcentaje de las reservas internacionales: pasó de representar casi 100% de las reservas a comienzos de julio a 32% en agosto.

 

La contracara viene dada por el stock de Leliq, el instrumento estrella con el que la autoridad monetaria busca regular la liquidez bancaria de corto plazo, que creció102%, pasando de $150.000 millones a $294.000 millones. Si bien representa aún menos de la mitad de las Lebacs, y sólo puede ser suscripto por entidades bancarias, su crecimiento lo va volviendo la medida de referencia para seguir la evolución de pasivos del BCRA.

 

Las reservas bajan

 

En su intento por contener, al menos parcialmente, la tensión cambiaria y “suavizar” el impacto del desarme del stock de Lebac, el BCRA cerró el segundo mes al hilo anotando bajas en sus reservas. Desde el máximo previo alcanzado el 26 de junio (US$ 63.274 M), cuando se acreditó el primer desembolso del FMI, las reservas bajaron 16,7% y se ubicaron el pasado viernes en US$ 52.568 MM. Puntualmente durante agosto, la sangría fue de US$ 5.338 millones. Hoy, cerraron en US$ 51.052 millones, disminuyendo US$ 394 millones.

 

Dado que la contracara de la caída en las reservas es una baja en sus pasivos, algunos analistas creen que el BCRA está haciendo un buen negocio. “Muchos ven a las licitaciones diarias como una estéril pérdida de reservas. Yo lo veo de otra forma: es la manera de seguir aniquilando Lebac híper licuadas a un nivel de 40 y una vez hecho eso, podes ya pensar en bajar tasas”, señaló el economista German Fermo, director del MBA de UCEMA.

 

Tasas más altas

 

El informe del BCRA denota también el impacto de las mayores tasas con que se intentó contener la presión sobre el dólar. Pese a la disparada inflacionaria, las tasas se mantienen en valores reales positivos.

 

Por el lado de las tasas activas, los préstamos personales se concertaron durante agosto a tasas promedio de 48,6%, contra 46,8% de julio (+3,9%). En tanto, la tasa de “adelantos” (que mide la financiación en cuenta corriente a empresas) promedió el 49,9%, pero se disparó al cierre de agosto por encima del 60%.

 

Por el lado del rendimiento que recibieron los ahorristas, la tasa media para operaciones de plazo fijo fue de 32,6%, aunque cerró el mes por encima de 35%. La tasa Badlar, que mide el rendimiento de plazos fijos mayores al millón de pesos, cerró el mes en 36,2% y rozando el 40% para operaciones concertadas en bancos privados.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *