Con economía fría, Vidal refuerza el conurbano

Con mayor presencia territorial de la gobernadora, la gestión provincial pretende hacer eje en los sectores más vulnerables, las pymes y los comercios

 

“Tres días de tranquilidad no significa que las cosas se hayan resuelto”, sostuvo Mauricio Macri la semana pasada en Mendoza, flanqueado por el gobernador Alfredo Cornejo y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. La estabilización cambiaria obtenida por el Gobierno en los últimos días alivió tensiones, aunque esto dista de ser una solución definitiva.

 

Desde Cambiemos entienden que las negociaciones con el FMI, encabezadas por el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, llegarán a buen puerto. Por otro lado, la aprobación del Presupuesto para el 2019 estaría encaminada luego de la serie de reuniones que los funcionarios de Interior y Hacienda tuvieran con varios ministros de las provincias opositoras. A su vez, existen expectativas positivas respecto del mejoramiento de la posición fiscal del Gobierno en el corto plazo, luego del gravamen a las exportaciones de productos primarios y manufacturados.

 

Sin embargo, la preocupación estará puesta en la economía real. La devaluación del dólar no ha terminado de trasladarse a precios y el impacto se verá en la actividad económica, en la caída de consumo y, posiblemente, también en los niveles de empleo.

 

En la semana se conocerá la inflación de agosto que se estima rondará el 4% y para septiembre se ya se avizora un número mayor. Según la consultora Ecolatina, el salario real promedio del empleo formal e informal podría llegar perder hasta 6% en todo el 2018.

 

Desde el Gobierno, pondrán foco principalmente en el conurbano bonaerense con tres ejes: los sectores más vulnerables, las pymes y los comercios.

 

Es por eso que semanas atrás, intendentes como Jorge Macri, Julio Garro, Diego Valenzuela y Néstor Grindetti ya lanzaron bajas y exenciones de tasas municipales para comercios y pymes en sus respectivos distritos.

 

Pero más allá de beneficios impositivos, la cuestión social es la que ha puesto en alerta al Gobierno. Queda claro que la línea de trabajo en la que pueden confluir la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley, (quien salió fortalecida de los cambios en el gabinete), la gobernadora María Eugenia Vidal y su jefe de Gabinete, Federico Salvai será un activo importante en la gestión en momentos de posible zozobra. Los tres trabajaron conjuntamente en la Ciudad.

 

Tal como consignó El Economista, el Ministerio de Desarrollo Social bonaerense, trabaja desde julio pasado en desplegar un paquete de medidas sociales sobre tres lineamientos: el “aumento del 15% en el Programa Más Vida” que alcanza a 300 mil familias, “acciones para fortalecer la red de espacio comunitarios” que beneficia a 50.000 familias y la “ampliación del Programa Un Vaso de Leche por Día”, que tendrá 394.000 beneficiarios, según informaron fuentes ministeriales.

 

Al mismo tiempo, desde la gobernación buscarán una mayor presencia territorial. Vidal se mostrará con mayor frecuencia en los distritos en diferentes actividades con los jefes comunales. Desde el entorno de la gobernadora confiaron a El Economista que las reuniones de gabinetes que se venían desarrollando en distritos oficialistas, se intensificarán en los próximos meses.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *