Cambio en la Justicia con impacto político

Carlos Rosenkrantz reemplaza a Ricardo Lorenzetti desde el 1° de octubre

 

A partir del 1° de octubre, Ricardo Lorenzetti dejará de ser el titular de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Luego de once años al frente del máximo tribunal, su lugar será ocupado por Carlos Rosenkrantz, quien integra la Corte desde agosto de 2016, luego de que el Senado aprobó su pliego junto al de Horacio Rosatti.

 

La decisión fue tomada, luego de una reunión entre los miembros del Tribunal, en la que Lorenzetti no logró retener el apoyo de sus colegas. La vicepresidencia quedará a cargo de Elena Highton de Nolasco. Rosenkrantz, fue quien la propuso para el cargo.

 

En la extensa reunión desarrollada durante la mañana del martes, el único ministro de la Corte que apoyó la continuidad de Lorenzetti fue Carlos Maqueda. El resto se expidió a favor de Rosenkrantz, incluso él mismo.

 

Según trascendió, los ministros decidieron que la Corte Suprema adopte un perfil netamente judicial y menos político.

 

Lorenzetti integra el tribunal desde el año 2004, y la preside desde el 1 de enero de 2007, cuando reemplazó a Enrique Petracchi y Néstor Kirchner ejercía la Primera Magistratura del país.

 

El todavía titular del máximo tribunal, de 62 años, es abogado egresado de la Universidad Nacional del Litoral y doctor en ciencias jurídicas y sociales.

 

Por su parte, Rosenkrantz llegó a la Corte luego de una decisión polémica de Mauricio Macri, al nominarlo juez del tribunal “en comisión” a través de un decreto. Luego, el Presidente debió remitir su pliego al Senado, el cual finalmente fue aprobado por 58 votos a favor y 12 en contra.

 

Los principales cuestiones hacia Rosenkrantz partían de su actividad privada, al haber trabajado con poderosas corporaciones empresariales como el Grupo Clarín.

 

A su vez, quien se presidirá al Corte en un futuro cercano participó de grupos alfonsinistas en el advenimiento democrático, junto a prestigiosos juristas como Roberto Gargarella.

 

Carrió, una acérrima adversaria

 

Quien celebró la decisión, fue la diputada nacional Elisa Carrió, al asegurar: “Ganamos, terminó la corrupción en la Corte Suprema. ¡Qué maravilla!”, la dirigente de Cambiemos, quien había mantenido una larga disputa con Lorenzetti, llegando incluso a solicitar su juicio político, agregó: “Gracias a Dios por lo que ocurrió. Lo vengo denunciando desde hace diez años, terminó la impunidad y la extorsión, esto un milagro”.

 

 

La legisladora viene denunciando a Lorenzetti desde hace una década. Carrió a la denunciado al futuro ex titular de la Corte y pedido su juicio político por “mal desempeño, violación de los deberes éticos y la probable comisión de delitos”.

 

En concreto, la socia fundadora de Cambiemos le atribuye enriquecimiento ilícito, desmanejo de fondos, la creación de un central de inteligencia paralela e irregularidades en la Morgue Judicial.

 

En abril de 2017, cansado de las acusaciones, el jurista le respondió con una carta documento “en carácter institucional” y “sin invocar rol institucional alguno” uno a uno los cargo que Carrió le atribuía.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *