“Una recesión seguida por una lenta normalización”

“La clave para definir el nivel de actividad de los próximos trimestres es el financiamiento que Argentina pueda conseguir”, dice Artana

 

¿Cómo sigue la película, según Daniel Artana? Ayer, el economista jefe de Fiel publicó una columna con su view que, sin ser positiva, es más optimista que el promedio que se observa por estos días.

 

Dice Artana: “El Gobierno y la economía necesitan emitir deuda neta aun luego de suponer que se utilizarán los fondos aportados por el FMI y otros organismos internacionales, en lugar de tratarlos como contingentes. La clave es una reducción en el riesgo país que permita esa colocación de deuda y por continuar renovando la deuda de corto plazo del Tesoro y del BCRA”. Sino, dice, el ajuste será por “las malas”: por medio de una recesión más profunda que reduzca las importaciones.

 

Si bien no está garantizado que esa colocación de deuda ocurra, dice Artana, hay importantes diferencias que juegan a favor de la economía en 2019 respecto de otros episodios con dificultades.

 

“En primer lugar, la región no está en problemas serios que auguren caídas de actividad o depreciaciones importantes de la moneda. La mayor incertidumbre proviene de la elección presidencial en Brasil, pero se trata de una economía que cuenta con reservas netas importantes para acolchonar una eventual fuga de capitales”, dice.

 

En segundo lugar, agrega, “la normalización de la cosecha argentina daría un impulso de una sola vez a la actividad y a las exportaciones”. Eso requiere un clima normal que no está garantizado para la cosecha gruesa del año próximo, dice, aunque ya está operando para la fina.

 

“Es cierto que hay riesgos en la economía internacional por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y por la inconsistencia en la política fiscal americana. Pero con esos factores visibles para los mercados, las tasas de interés de la deuda americana siguen siendo favorables para el mundo emergente. La clave es más un manejo prudente y gradual de la vuelta a la normalidad luego de años de ‘quantitative easing’”, argumenta.

 

Con todo eso, concluye Artana: “Nuestras proyecciones centrales son que la Argentina transitará un período de recesión seguido por una lenta normalización, con inflación alta pero sin sufrir una crisis de proporciones”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *