Turquía arrastró a los emergentes

La lira volvió a caer 8% contra el dólar con lo cual se devaluó 20% en las últimas dos jornadas y 45% en lo que va del año

 

La crisis en Turquía no cedió pese a algunas medidas anunciadas por el Gobierno y los mercados emergentes tuvieron otro día muy negativo. La lectura de los analistas es que las iniciativas son insuficientes para enfrentar la crisis porque hasta ahora el Gobierno de Recep Erdogan se manifestó en contra de la suba de las tasas de interés que es una respuesta de manual frente a las turbulencias cambiarias como lo acaba de demostrar Argentina. La lira volvió a caer 8% contra el dólar con lo cual se devaluó 20% en las últimas dos jornadas y 45% en lo que va del año.

 

En los últimos meses, las condiciones económicas globales comenzaron a ser muy negativas para algunos países. La suba del dólar y de las tasas de interés castigó duramente a los que estaban fuertemente endeudados porque complica el pago de sus compromisos y, además, debilitaron el precio de las materias primas que en muchos casos constituyen el núcleo de su oferta exportadora.

 

Pero más allá de un escenario global que afecta a todos por igual, hay circunstancias internas y errores de política económica que llevan a que los problemas no tengan la misma magnitud en todos los países. En el caso de Turquía, la relación deuda sobre PIB es la peor entre los países emergentes y el déficit de cuenta corriente alcanza a 5% del producto. Argentina está entre las que tiene peores indicadores en ese plano y por lo tanto el peso argentino fue uno de los que más se deterioró este año. En ese contexto, la economía turca que había tenido un buen desempeño en 2017 creciendo al 7% y con una inflación del 11%, se desmoronó en 2018 y la inflación será mucho más alta.

 

Para los analistas, las iniciativas de Erdogan son insuficientes para enfrentar la crisis

 

Por otra parte, están los factores políticos dado que Turquía es un actor importante en la región más conflictiva del mundo, y si bien es un aliado militar histórico de Estados Unidos, ahora tienen un conflicto comercial por la decisión de Trump de subir los aranceles para las importaciones de acero y aluminio de origen turco.

 

Y además, el funcionamiento de las instituciones políticas en Turquía es bastante negativo. En ese terreno, las diferencias entre los emergentes son notables pero a la hora de castigar a sus monedas, los mercados no hacen muchas diferencias.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *