Se desplomó rojo con Brasil y terminaría 2018 debajo de US$ 7.000 M

Por el dólar más caro y la menor actividad, el intercambio con Brasil se estabiliza

 

En julio, la balanza comercial bilateral entre Argentina y Brasil arrojó un déficit de solo US$ 200 millones. Así como ocurrió en mayo y junio, el desequilibrio comercial con el principal socio se redujo, aunque en esta oportunidad la caída fue abrupta (-75%). El resultado es consecuencia de un fuerte crecimiento en las exportaciones (+33,2%), que superaron los US$ 950 millones y el desplome de las importaciones (-23,9%), que fueron de US$ 1.150 millones. Los datos fueron provistos por Ecolatina en base a información oficial de Brasil.

 

La caída de las importaciones del séptimo mes del año fue consecuencia del menor nivel de actividad en Argentina. El salto del dólar de los últimos meses también tuvo su impacto: el tipo de cambio real bilateral se depreció 8,1% en julio, encareciendo los productos importados desde Brasil. “La caída de las compras externas se repetirá en los próximos meses, ya que no esperamos una recuperación de nuestra economía en lo que resta del año”, dicen desde Ecolatina.

 

Las exportaciones, por su parte, se vieron favorecidas en julio por la depreciación del peso, que fue más que suficiente para compensar la desaceleración en el nivel de actividad que enfrenta Brasil, envuelto desde hace meses en un marco de tensión política y conflictividad social.

 

 

El balance

 

Así, en el acumulado de 2018, la mayor expansión de las exportaciones por sobre las importaciones (+14,9% vs + 1,8%, respectivamente) permitió una contracción del déficit comercial bilateral del 13,7: acumuló un rojo inferior a US$ 3.900 millones versus US$ 4.500 millones en dicho período de 2017. “No obstante, producto de un mayor crecimiento del resto de las compras brasileñas al exterior (+19,9%), la participación argentina en la plaza vecina cayó 0,2 punto en lo que va del año”, dicen desde Ecolatina.

 

La tendencia

 

De cara al futuro, Ecolatina resalta que la dinámica que se viene observando desde mayo se profundizará: el rojo del intercambio bilateral con Brasil se contraerá en los meses venideros, motivado tanto por un avance de las exportaciones como por la caída de las importaciones. “Al igual que en los últimos tres meses, este desenlace obedecerá a la menor actividad local, la mayor competitividad cambiaria (especialmente en los bienes industriales de acotado valor tecnológico y capacidad de diferenciación, como ser automóviles) y una economía brasileña que seguirá recuperándose progresivamente”, sostienen.

 

Como resultado de esa dinámica, el rojo bilateral se achicará sensiblemente en relación a 2017. Concretamente, dice el reporte, “según nuestras estimaciones, el mismo estaría por debajo de US$ 7.000 millones, cayendo cuanto menos 15% respecto a los US$ 8.200 millones registrados en 2017”. ¿Y 2019? “Si la economía brasileña continúa su proceso de estabilización, sería posible que estas cifras mejorasen aún más”, concluyen.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *