Rocca: “Vaca Muerta ya es realidad”

El aporte de un boom exportador de energía sería clave para la macroeconomía, pero está atado a muchos desafíos

 

Por Juan Manuel Antonietta 

 

Cada día llegan 23 familias para radicarse en Neuquén. La causa principal de esta migración interna tiene nombre y apellido: Vaca Muerta. Es que, según el propio Paolo Rocca, CEO de Techint, “Vaca Muerta no es potencial y ya es una realidad”, donde confluye el trabajo de más de 1.000 empresas.

 

En su presentación de ayer en el Hotel Sheraton en el Encuentro Anual de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), al que asistió El Economista, Rocca habló del impacto de las inversiones del Grupo Techint en Vaca Muerta adonde opera apenas el 1% de la superficie total.

 

“En marzo de 2017, en un campo que no producía gas como es Fortín de Piedra invertimos en 15 meses US$ 1.400 millones en nuestro desarrollo gasífero en Vaca Muerta, de los cuales US$ 650.000 corresponden a inversiones en facilities (instalaciones de superficie), entre ellas, un gasoducto y la planta de tratamiento de gas”, dijo.

 

“Estamos produciendo más de once millones de metros cúbicos de gas por día, producción lograda con un trabajo de tan solo 15 meses”, dijo y proyectó que “en los próximos 15 meses invertiremos otros US$ 1.300 millones”. La producción del campo va a llegar a 17 millones de metros cúbicos por día a fin de año, según Rocca, lo que equivale al 10% del consumo de todo el país. En 2019, llegaría a alrededor de 20-22 millones de metros cúbicos de gas por día, “si se mantienen las reglas de juego”, advirtió el CEO de Techint.

 

“Vaca Muerta no es potencial y ya es una realidad. La velocidad con la cual se pudo hacer todo esto, obviamente, ha dependido de reglas del juego, redefinidas y estables; una percepción de estabilidad de cambio de Gobierno, también muy importante y de la posibilidad de acceso a crédito”, indicó con optimismo Rocca.

 

En estas perspectivas positivas se enmarcan los objetivos que se planteó Javier Iguacel, ministro de Energía, que planea duplicar la producción de gas en cinco años, llegando a 260 MMm3 por día, y exportando 100 MMm3 diarios. Además, se plantea el desafío de duplicar la producción de petróleo en cinco años, llegando a 1 millón de barriles, y exportando 500.000 barriles por día. Y eso no es todo. Desde el Ministerio de Energía esperan que Argentina tenga superávit en su balanza comercial energética, aportando en cinco años US$ 15.000 millones de exportaciones netas.

 

En diálogo con este diario, el experto en energía Paulo Farina (Economía y Energía) dijo que “hace casi cinco años que Argentina conoce la existencia del recurso y hoy sabemos que las técnicas de producción de Estados Unidos funcionan en Argentina y los niveles de productividad son similares o mejores a los pozos promedios de ellos”. La barrera técnica habría sido superada ya que “los resultados de Fortín de Piedra en gas fueron realmente impresionantes”, explicó Farina.

 

 

Desafíos

 

Pero el camino al boom exportador energético no está exento de desafíos. En la carrera por el autoabastecimiento, en invierno el país consume en promedio 180190 millones de BTU en gas y en verano, 120 millones. “Por como es la producción no convencional no se podría cerrar la válvula y se podría producir 140-150 en todo el año, pero de esa manera seguiríamos en falta en el invierno y sobrando en verano”, indicó Farina y aclaró que “para llegar a abastecerse en todo el año es necesario tener un boom exportador que implica estar exportando arriba de 70-80 millones de BTU por día en verano”.

 

Respecto al desafío exportador, el experto señaló que “en el caso del petróleo, es una commodity que siempre va a tener mercado y el problema reside en que su precio sea rentable en el mercado internacional”. Para exportar, es necesaria una infraestructura que hoy la tiene el Golfo de San Jorge, pero no Vaca Muerta. “La extracción es rentable pero falta ver si la ecuación de costos sigue dando con las inversiones de infraestructura necesaria”, opinó Farina.

 

En el caso del gas la dificultad extra se encuentra en que no es una commodity. “Todavía hay que transformar el recurso en reserva, y necesita ser ingresado a un mercado y para eso es necesario un precio acorde”, dijo el experto y agregó que “más allá de las exportaciones en el margen a nuestros vecinos, hoy construir una planta de licuefacción es muy caro y no queda claro si darían los costos”.

 

“Hoy es difícil recuperar mercados, Bolivia se hizo cargo de abastecer a Brasil y Chile y Uruguay se volcó a la energía renovable con lo cual ese mercado desapareció”, agregó Farina.

 

Así, las proyecciones de Iguacel resultan demasiado optimistas ante tamaños desafíos, en los que entre otros, falta determinar si a estos precios se puede convertir en reserva los recursos. “Los jugadores importantes hicieron las grandes inversiones con otros precios internacionales”, aclaró.

 

Otro capítulo de los desafíos de la infraestructura es el que abarca a la expansión de los gasoductos que, tal como señaló Iguacel en su última presentación en Neuquén, no sería una inversión realizada por el Estado. “Dado esto debería existir una empresa que esté dispuesta a realizar tamaña inversión. Hace falta una mayor coordinación pública privada”, dijo Farina y concluyó que “el desafío está en entender cómo va a funcionar el mercado energético argentino y quien va a hacer las inversiones de riesgo”.

 

 

Impacto macro

 

De continuar las perspectivas positivas que ve el Gobierno para 2030, el boom energético aportaría más de US$ 45.000 millones. Para Rocca, ya estamos viviendo un fuerte impacto económico y hoy estimó que el ahorro fiscal para 2018, definido como la diferencia entre el costo de importar y la integración que el Estado está dando de acuerdo a la Resolución 46, a un costo declinante es hoy de US$ 400 millones y será de US$ 700 millones en 2019. “El impacto en la balanza de pagos es del orden de US$ 1.500 millones en 2018 y va a ser US$ 4.000 millones en el 2019”, agregó en AEA y concluyó que “es un impacto muy grande”.

 

Para Martín Vauthier (Eco Go), el impacto sería muy fuerte sobre la balanza comercial de cumplirse las proyecciones oficiales. “Sería un superávit muy importante de la balanza energética, pero es muy difícil hacer proyecciones a tan largo plazo”, señaló en diálogo con El Economista y agregó que “hay que ver cómo queda el esquema regulatorio a partir de 2020”. Por último, concluyó: “El impacto positivo en el corto plazo va a ser importante, en el ahorro de dólares, ya que el sector permitirá aumentar el nivel de exportaciones de manera sostenible”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *