Preocupante: el riesgo país saltó 11% y superó los 700 puntos

La desconfianza de los mercados impulsó una fuerte caída de los bonos de deuda argentina, que llegaron a hundirse hasta 8,4%

El riesgo país cayó a 718 puntos

 

En medio de la desconfianza de los mercados, el riesgo país de la Argentina, que mide JP Morgan, se disparó hoy 11% y alcanzó los 704 puntos, su máximo nivel desde febrero de 2015. El salto se produjo por la fuerte caída de los bonos de deuda argentina, que llegaron a hundirse hasta 8,4%. Así, se complica aun más el acceso al financiamiento.

 

La deuda pública de Argentina cayó con fuerza hoy (los bonos más negociados ya rinde alrededor de 10% anual) por la creciente desconfianza a la capacidad de pago del país y en medio de una fuerte apreciación del dólar frente a las monedas emergentes. Sin embargo, la inestabilidad local hace que el impacto sea superior al que sufren otros países. En ese marco, los tenedores desataron un ola de venta de bonos argentinos en dólares.

 

El temor tiene múltiples factores locales: los analistas consideran que los US$ 50.000 millones del FMI no alcanzan para hacer frente a los compromisos, el programa fiscal del Gobierno no convence a los inversores, el déficit de cuenta corriente persiste, la recesión será más profunda que la proyectada y la investigación por la corrupción en la obra pública durante el Gobierno anterior salpica a actores protagónicos del stablishment nacional.

 

Los dificultades del Gobierno para atraer fondos se cristalizaron con la licitación de Letes que finalizó el miércoles. Se vio obligado a pagar una tasa del 5% anual en dólares a un plazo de solo seis meses y apenas consiguió renovar poco más de la mitad del vencimiento.

 

El riesgo país es un indicador que elabora el JP Morgan a partir del cálculo de la diferencia entre lo que pagan los bonos del Tesoro de Estados Unidos y los de los otros de los países. Así se mide la sobretasa que debe pagar un bono.

 

Un índice de riesgo país elevado reduce la posibilidad de llegada de inversiones al país y agrava las necesidades financieras. A estos niveles es prácticamente imposible que el Gobierno o las empresas consigan financiamiento externo, lo que abre las puertas a una profundización de la actual recesión.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *