¿Que opina el mercado sobre el nuevo rol de la Leliq?

El BCRA reconoció que, por el dólar y las tarifas, la inflación se desacelera menos de lo que esperaba y entonces mantuvo la tasa de referencia (en adelante, las Leliq) en 40%.

El BCRA mantuvo la tasa en 40% y adelantó cambios en la política monetaria

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

El BCRA reconoció ayer tres cosas: que el IPC de julio no SE desaceleró tanto como esperaba, que el de junio aceleró más de lo previsto y que en el tercer trimestre la inflación promedio será mayor a la que proyectaba en el comunicado anterior. Además inauguró un par de cambios: por un lado la tasa de referencia dejó de ser la de los Pases a 7 días y ahora será la de las Leliq a 7 días, que es más atractiva para los bancos y por ende tiene más volumen, y por otro lado creó el Comité de Política Monetaria, que tomará las decisiones de tasa y explicitará qué votó cada integrante. Ayer la dejaron en 40% por decisión unánime.

 

El Comunicado de Política Monetaria publicado ayer por el BCRA vino con todas esas novedades. Una inflación más alta a la que vaticinaba hasta el mes pasado, en un nuevo capítulo de las dificultades que viene mostrando el Gobierno para disciplinar a los precios, un cambio institucional que busca transparentar la toma de decisiones y un cambio de instrumento que generó críticas entre analistas. Sostienen que el verdadero instrumento que importa siguen siendo las Lebac y se preguntan sobre qué tan serio es estar cambiando tanto de instrumento y de diagnóstico.

 

IPC sorpresa

 

Además de la decisión de dejar la tasa en 40%, tal vez el punto clave sea la explicación de esa decisión: el reconocimiento de que la inflación otra vez estuvo por encima de las previsiones oficiales. El comunicado reconoció, sobre lo ocurrido en junio: “La inflación de junio se aceleró más de lo previsto, alcanzando un ritmo del 29,5% interanual, principalmente por la depreciación del peso en mayo y junio”. Y luego sobre lo que pasó en julio: “Los indicadores de alta frecuencia muestran una desaceleración de la inflación en julio, aunque menor a la prevista en la última decisión de política monetaria”.

 

Y finalmente, respecto a lo que sigue, no volvió a repetir su predicción de que el promedio mensual de julio-agosto-septiembre iba a estar en torno a 2% y en cambio afirmó que por los tarifazos la inflación “registraría descesos menores frente a julio”. Un optimismo decreciente que se ve reflejado también en las previsiones de los analistas (las consultoras de la city imaginan una inflación cada vez más alta y ahora en torno a 31,8%, rasguñando el techo de la meta de 32% que podría disparar un veto del FMI al acuerdo stand by).

 

El analista financiero, Christian Buteler, le dijo a El Economista: “El comunicado dice que se aceleró la inflación por un tema de devaluación, como si no supiésemos que se iba a acelerar por eso. Y dice que ya va a bajar, aunque después te aclara que tampoco va a bajar tanto porque tenemos proyectadas nuevas subas de tarifas y demás”.

 

Desde ACM alertaron: “Para que la inflación se mantenga por debajo del 32% interanual en septiembre, resulta necesario que la inflación se desacelere a 2,3% en promedio en julio, agosto y septiembre. Como reconoce el BCRA, los aumentos de precios regulados y sus efectos de segunda vuelta lo tornan muy dificil por lo que es probable que se supere el 32% interanual en los próximos meses”. En ese sentido, cabe destacar que superar el 32% activaría la cláusula del acuerdo stand by que le exige al Gobierno sentarse a darle explicaciones al directorio ejecutivo del FMI, que pasa a tener capacidad de veto.

 

Nueva referencia

 

La otra clave de lo que comunicó ayer el BCRA es el cambio de la tasa de referencia, que dejaron de ser los Pases a 7 días y pasaron a ser las Leliq a 7 días. Ambos instrumentos sólo pueden ser operados por bancos y se diferencian entre sí en que las Leliq se pueden transar en un mercado secundario, por lo que son más líquidas, y en que no pagan Ingresos Brutos. Por eso, los bancos las eligen más. Pero, coinciden los analistas, la verdadera referencia son las Lebac cortas que, además de transarse por bancos y tener mercado secundario, son elegidas por el público. Las Lebac le compiten al dólar y ese canal de transmisión es clave en la lucha contra la devaluación y la inflación.

 

Explicó el economista del CESO, Estanislao Malic: “No le veo sentido al cambio. La tasa que genera el mecanismo de transmisión es la Lebac, que es la que puede arbitrar con el dólar. La Leliq es un instrumento sólo para los bancos, al igual que los Pases. Y nunca funcionaron como transmisores de política monetaria. Es inútil que sea cualquiera de las dos. Al que le importa, tiene muy poco volumen la Leliq. Hoy en día el BCRA no es claro. Hoy no se sabe si la suya es política cuantitativa, de tasa, de controlar el dólar o la inflación. No tienen diagnóstico claro”.

 

Buteler agregó: “Me parece desprolijo que no llevemos 3 años de gestión y ya hayamos tenido 3 tasas de referencia distintas. Según el último informe monetario tenemos $ 968.000 millones en Lebac y $ 100.000 millones en Leliq. La más importante sigue siendo la de Lebac”.

 

En el Comunicado sostuvieron que se apunta a un desarme de Lebac, por lo que la Lelic irá ganando peso. El Fondo SBS, hasta hace semanas integrado por el hoy vicepresidente del BCRA, Gustavo Cañonero, sostuvo: “La decisión debiera reforzar los canales de transmisión, debilitados por la baja penetración del crédito en la economía y la elevada dolarización”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *