Presupuesto: nueva ronda con provincias

Los gobernadores volvieron a mostrar voluntad de avanzar en su apoyo, pero afinan números para no asumir costos extra

 

Los gobernadores, a pesar de las diferencias entre ellos, sus matices y pertenencias, manifestaron su voluntad política de acercar las partes y hacer el esfuerzo para que el Ejecutivo Nacional tenga el Presupuesto Nacional en tiempo y forma. Más allá de la discusión parlamentaria por la letra chica y los números “finos”. Así lo hicieron saber la semana pasada en la reunión de ministros de Hacienda en la Casa de la provincia de Salta con funcionarios de los ministerios de Hacienda y del Interior, Obras Públicas y Vivienda. Y en los diálogos informales con la Casa Rosada durante esta semana. No pretenden generar más zozobras en un contexto que saben complicado y, a su vez, ellos mismos necesitan certezas para administrar sus distritos. Pero, a su vez, no quieren asumir costos (políticos y económicos) que puedan complicarlos puertas adentro en un año electoral.

 

El proyecto oficial debe estar lista para el 15 de septiembre próximo. El Gobierno confía en tenerlo a punto para unos días antes. Del recorte estipulado de $300.000 millones que se requiere para el año próximo, con el objetivo de cumplir con el déficit de 1,3% acordado con el organismo multilateral de crédito, la Nación asumirá $200.000 millones, mientras que el resto quedará para las provincias. En qué se recortará ese resto es uno de los puntos en cuestión, que tuvo en vilo a los gobernadores y a sus funcionarios económicos. Más aún con la seguidilla de descontentos que dejó el fin del fondo sojero. Según dejaron trascender desde la Casa Rosada, del total que le corresponde ajustar a las provincias, sólo falta acordar $25.000 millones.

 

En este contexto, las provincias mantienen el silencio. Luego de la reunión del jueves, en la que se avanzó en varios puntos, con el tema obra pública (o cómo mantenerla en pie) como principal diferencia, varios de ellos mostraron su disconformidad por la versión del encuentro en la Casa de Salta que hizo el Gobierno. Según ellos, las provincias no avalaron bajar gasto social, ni pidieron subir impuestos. También volvieron a mostrar su malestar por la finalización del llamado fondo sojero a través de un comunicado conjunto.

 

Los principales interlocutores del Gobierno en este tema siguen siendo los gobernadores de las provincias de Salta, Juan Manuel Urtubey, de Chaco, Domingo Peppo, y el de Entre Ríos, Gustavo Bordet. A ellos se les suma, de a ratos, el cordobés Juan Schiaretti, el misionero Hugo Passalacqua, y el rionegrino Alberto Weretilneck. Trascendió, incluso, que podría existir un acuerdo político que tuviera en cuenta estrategias electorales complementarias entre esas provincias y la Nación, pero son rumores o especulaciones que las partes desmienten. Entre los más díscolos, en tanto, están el mandatario de Chubut, Mariano Arcioni, el de La Pampa, Carlos Verna, el de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, la de Tierra del Fuego, Rosario Bertone, y el de Tucumán, Juan Manzur.

 

Mañana, al mismo tiempo que se desarrolle la marcha universitaria por más presupuesto, el Gobierno tendrá nueva cita con las provincias. También por Presupuesto.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *