Perotti, Bonfatti y Corral se perfilan en Santa Fe

Los tres espacios principales de la provincia ya tienen posibles candidato para el duelo de 2019

 

El miércoles 29 de agosto próximo, el gobernador Miguel Lifschitz hará su último intento. Para esa fecha fue convocada una sesión extraordinaria de la Cámara de Diputados santafesina, con un objetivo único: declarar necesaria la reforma parcial de la Constitución provincial. La carta magna del distrito data de 1962 y es una de las más viejas del país. Por caso, no prevé la reelección de su gobernador y tiene algunos anacronismos en los que se basa la gestión socialista del Frente Progresista Cívico y Social para argumentar en favor de su reforma. De todos modos, los pronósticos son adversos. Cambiemos, en bloque, se opone a la iniciativa y el peronismo convocó a una reunión de sus diferentes líneas internas para consensuar una posición común. Contraria, se supone.

 

Sin reforma, Lifschitz se queda sin la posibilidad de pelear por un segundo mandato. Aunque ese no sea el eje principal de la reforma y el gobernador pueda negociar “correrse del medio” para facilitar su tratamiento. Y podría aspirar a competir en las presidenciales del año próximo, en un frente de centroizquierda, con sectores del radicalismo, el GEN, Libres del Sur y, eventualmente, el Movimiento Evita. El presidente de la Cámara de Diputados provincial Antonio Bonfatti sería, en ese caso, el aspirante a la gobernación por el socialismo, ya sin un sector importante de la UCR provincial, integrante de manera orgánica de Cambiemos desde principios de 2017. Las derrotas en las últimas dos elecciones legislativas nacionales y los triunfos muy ajustados en las elecciones al Ejecutivo provincial, sumado al desgaste de doce años de gestión, juegan en contra, más allá de la buena imagen que el exgobernador (2011-2015) conserva en el electorado.

 

El 29, Lifschitz hará el último intento para avanzar con la reforma constitucional de la provincia, en sesión en Diputados

 

En los espacios opositores, en tanto, el panorama parece más claro que hace unos meses. En el peronismo, el senador nacional Omar Perotti surge como el dirigente con más posibilidades. Derrotado dos veces por el kirchnerismo en internas abiertas, considera que ha llegado su hora para pelear por la gobernación. Pretende ser el candidato de la unidad para ello tiende puentes con otras líneas internas, el Frente para la Victoria incluido. En la votación que trató la interrupción voluntaria del embarazo se inclinó por la abstención como una forma de mantenerse equidistante y no enojar a unos y otros cuando ya quedaba claro que el rechazo se imponía por sobre la iniciativa transversal a favor. María Eugenia Bielsa es una alternativa, que podría convertirse en su compañera de fórmula. El camporista Marcos Cleri es otra opción.

 

En Cambiemos, en tanto, el escenario se acomoda para que el intendente de Santa Fe, José Corral, sea el candidato. El radical recuperó terreno interno y le saca varios cuerpos al embajador en Uruguay, Mario Barletta, también radical, y también al diputado nacional del PRO, Luciano Laspina, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara Baja.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *