Obra pública, la disidencia entre Nación y provincias

Fue el punto que generó mayores diferencias entre las partes, que avanzaron en otros temas

 

No fueron 24 los ministros de Economía y Hacienda de las provincias que se reunieron, sino 18. Ni la cumbre fue en la Casa Rosada, como se había dicho en un principio. El encuentro, que se prolongó durante una hora y media, se desarrolló en la Casa de Salta en Buenos Aires, en el centro porteño. Y tuvo al secretario de Hacienda de la Nación, Rodrigo Pena, y a los secretario de Provincias y Municipios, Alejandro Caldarelli, y al subsecretario de Relaciones con Provincias, Paulino Caballero, ambos del Ministerio del Interior, como sus interlocutores. Allí, las partes sacaron cuentas sobre el ajuste que se viene, evaluaron la cuota-parte que podría corresponderles a cada una, avanzaron en los trazos gruesos del Presupuesto 2019 y mostraron diferencias en el punto crucial de las obras públicas: cómo sostenerlas en este contexto de recesión y ajustes.

 

Como adelantó ayer El Economista, una de las propuestas que acercaría a las partes permitiría que el Fondo de Sustentabilidad Previsional de la Anses financie un porcentaje de la masa coparticipable, a modo de créditos. Serían cerca de 25.000 millones de pesos que se destinarían a obra pública. La propuesta partió de un grupo de funcionarios provinciales y tuvo buena recepción en el Gobierno, abierta a las propuestas alternativas, según habían señalado durante los días previos. La otra iniciativa en danza era que se permitiese revisar el cronograma de reducción de impuestos que se había acordado el año pasado en el Consenso Fiscal. Por caso, suspender por un año la baja de impuestos locales como Sellos e Ingresos Brutos. Ante esta otra propuesta, las respuestas oficiales fueron más bien esquivas. “Modificar el Consenso Fiscal sería un muy mal mensaje para el mundo”, dijo a la prensa el secretario Pena, al salir del edificio ubicado en Roque Sáenz Peña 933, a metros del Obelisco.

 

Por otra parte, se descartó que los estados provinciales cedan 5% de la coparticipación del IVA que reciben para que ese dinero vaya a financiar la administración de la seguridad social. “Tenemos que alcanzar un acuerdo para te
ner Presupuesto y poder llegar a la meta de déficit de 1,3% en 2019 y el equilibrio en 2020. Tenemos que ir por el lado del gasto, que en los últimos setenta años fue la piedra que nos empujó hacia los desequilibrios”, dijo Caldarelli. En cuanto a la eliminación del Fondo Federal Solidario (FoFeSo) hubo críticas respecto del carácter unilateral e inconsulto de la medida, pero se dio por hecho de que ya no había vuelta atrás. Otra de las propuestas de las provincias es recortar a cero los subsidios al transporte, que hoy alcanzan los 50.000 millones de pesos y de lo cual el 60% va a la zona metropolitana de Buenos Aires.

 

Del recorte estipulado de $300.000 millones que se requiere para el año próximo, con el objetivo de cumplir con el déficit de 1,3% acordado con el organismo multilateral de crédito, la Nación asumirá $200.000 millones, mientras que el resto quedará para las provincias. La reunión pasó a un cuarto intermedio hasta la semana que viene, plazo en el cual Pena, Caldarelli y Caballero consultarán con los ministros de sus áreas qué respuestas dar a las provincias.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *