Nuevas facilidades para Pymes

Cuccioli presentó un plan de pagos y un proceso más largo que aleja la falta y el embargo

 

El director ejecutivo de Afip, Leandro Cuccioli, anunció algunas nuevas medidas para brindar facilidades y beneficiar a las pyme que se encuentren endeudadas con el Fisco: se trata, en primer lugar de una ayuda fiscal, que consiste en un plan de pagos de las deudas ya existentes antes de julio. En segundo lugar presentó un nuevo proceso de cobranzas proactivas, que buscará alargar el plazo entre el momento en el que los contribuyentes que incurren en una falta se enteran de su situación y el momento en que se efectiviza el embargo.

 

Nuevos programas

 

Ambos lanzamientos buscan complementar a los recientes, implementados hace algo más de un mes: por un lado aquel que facilitó el levantamiento de los embargos, permitiendo cancelar la deuda vía web con el dinero embargado, y por el otro los planes de pago de entre 4 y 8 cuotas que, según Cuccioli, tuvo éxito y se usó para cancelar deudas corrientes. Así, el nuevo plan de pagos busca complementar a aquel y apunta a las deudas anteriores. Cuccioli explicó: “El 66% del volumen que hemos capturado en esos planes de pago se han utilizado para deudas corrientes. Eso quiere decir que el contribuyente no está pudiendo usar esa herramienta para sacarse la mochila que puede tener de deudas anteriores”.

 

Entonces explicó: “La nueva ayuda fiscal, que será por única vez, lleva a que la deuda vencida hasta el 30 de junio de 2018 tenga un período de hasta cuatro años para que las empresas se regularicen. Implica un pago al principio de 5%, si fue un buen contribuyente, o de 10% si no tuvo un buen comportamiento. No hay diferencia de tasa ni de longitud por el comportamiento sino sólo esa diferencia en el primer pago”. Y agregó: “Creemos que los contribuyentes más que la tasa miran el tamaño de la cuota. Por eso fuimos a un plazo más largo y pusimos tasas muy apretadas con las de Banco Nación, 2 o 3 puntos por encima”.

 

Además se refirió al nuevo proceso de cobranza proactiva: el programa vigente hasta ayer tardaba 45 días entre el incumplimiento y el embargo. Pero Cuccioli explicó: “Si los contribuyentes delegaban las cosas a un contador, posiblemente se daban cuenta de que tenían una situación de incumplimiento cuando le llegaba la boleta de deuda, cuando sólo le quedaban cuatro días”. Ahora el proceso se alargó a 60 días y durante los primeros 45 incluirá alertas tempranas por distintos medios de comunicación, como SMS y llamadas desde el call center de la Afip.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *