“Macri deberá ser valiente y tomar decisiones duras”

El Economista dialogó con Walter Stoepperlwerth (Balanz Capital)

 

Entrevista a Walter Stoepperlwerth CIO & Director of Research en Balanz Capital Por Alejandro Radonjic 

 

En diálogo con El Economista, Walter Stoepperlwerth (Balanz Capital) habla de todo. Del dólar, desde ya, y también de los desafíos por delante que tiene Cambiemos en un momento complejo de su gestión. Y en un mundo también desafiante. Por su experiencia, sabe leer el sentimiento del mercado, a veces inasible por su heterogeneidad.

 

El Gobierno dice que lo peor ya pasó, pero la realidad parece resistirse. ¿Qué visión tienen ustedes?

Hay esceptisismo entre los inversores sobre la marcha de la economía y el plan de ajuste. El camino para recuperar la credibilidad va a ser sinuoso y largo. Va a depender de si se hace el ajuste fiscal que pide el FMI y si los emergentes no entran en una recesión global. Argentina no es una isla. El gran problema de Argentina es que no genera los dólares que necesita para abastecer la demanda que la economía y la sociedad tiene. Eliminás algunas fuentes de demanda o generas nuevas fábricas de dólares en el país. Para generar confianza, primero, hay que ajustar la Cuenta Corriente porque es insostenible el déficit de US$ 33.700 millones que hubo en el acumulado de los últimos doce meses hasta el primer trimestre. Sobre todo, insostenible con un mercado de deuda cerrado. Lamentablemente, el ajuste vendrá por la recesión. Nosotros veníamos hablando de eso hace un tiempo. Por ejemplo, no podés tener un déficit de turismo superior a los US$ 10.900 millones, como tuvimos hasta abril en los últimos doce meses. Ya está corrigiendo, pero es un número aún muy alto. En Brasil, en 2014, era de US$ 18.700 millones, pero con una población de 215 millones. Ese ajuste vendrá por la licuación del salario en dólares. Va a tardar. El balance cambiario del mes pasado muestra que más de 1,3 millones de personas, es decir, 3% de la población, compraron dólares contra 800.000 en igual mes del año pasado. Frenar eso requiere un tipo de cambio más alto.

 

¿Más alto que $30?

Sí, más arriba que $30. El problema es que no es la solución que el dólar se vaya a $35-36 porque eso se traslada a la inflación, que se iría a a 40% y el gasto en seguridad social, que es 60% del presupuesto, vuela y no se puede ajustar nada. El $30 no es de equilibrio si el BCRA tiene la tasa arriba de 40%. El ajuste en la cuenta corriente está sucediendo y tardará no menos de 9 meses. Un dato alentador es que está bajando el déficit energético y podría llegar a 0 en 2019. Hay que ver qué pasa con el de turismo, que quizás caiga a US$ 6.000 millones. Y el otro tema es el rojo automotriz. Hay que exportar más, como estamos haciendo, y también importar menos. Todo esto va a ser positivo, pero en el corto plazo va a ser duro porque a los inversores de Boston, Los Angeles o Nueva York no le gustan los emergentes en recesión y los números son feos. No entienden que el ajuste es positivo y saneará las cuentas. Quieren ver que el déficit de cuenta corriente baje hasta US$ 15.00016.000 millones, y que sea creíble y sostenible.

 

El mercado quiere que el déficit de cuenta corriente baje hasta US$ 15.000-16.000 millones anuales, y que sea sostenible

 

También está la cuestión fiscal…

Si uno ve los números hasta julio observa que la caída del déficit primario tuvo que ver, en más de 50%, con la baja en la obra pública. Es un ajuste no sostenible. El país necesita rutas, puentes, cloacas y más. El ajuste está recién arrancando y todavía no cayó el chip en el Gobierno. Falta más, sobre todo en tarifas. El FMI está presionando para eso. La caída del déficit tiene que compensarse con otros items, y no puede recaer solo sobre la obra pública. Creo que el Presidente está cada vez más convencido y por eso el Gobierno está tomando más decisiones, como el Fondo Federal de la Soja. Hay que mantener el pie en el acelerador. Porque el riesgo es incumplir la meta y que el FMI no haga los próximos desembolosos.

 

¿Qué piensa del desarme de Lebac, anunciado la semana pasada con la venia del FMI?

Las Lebac son el armamento de crowding out más fuerte de la Historia de Argentina. En abril, había US$ 70.000 millones de ahorro interno colocados en notas del BCRA que vencen a 35 días cuando tenés necesidades de financiamiento en el Tesoro, las provincias y las empresas. Todo el proceso de desarme, que está acelerando el FMI, busca revertir eso. Es muy importante desarmar todo el stock, sobre todo en manos de no bancos. Hace poco, y eso que llevo invirtiendo 27 años en emergentes, los bonos Badlar, Cer o Botes no tradeaban: no había liquidez ni mercado. Además, los fondos mutuos perdieron 22% del patrimonio en pesos, y ni hablar en dólares. Si el mercado no compra un bono de la provincia de Buenos Aires con una TIR de 58%, flor de retorno, significa que el mercado nunca comprará los US$ 8.000-9.000 millones que necesita el Gobierno en 2019. Hay que arreglar el mercado de bonos locales: tiene que haber más liquidez y demanda. Si no lo hace, el programa del FMI va a quedar corto. Por suerte, hemos empezado a ver algún movimiento más y estamos saliendo de terapia intensiva.

 

Hablaba de que era necesario que no haya más “ruido” en los emergentes para que Argentina ancle expectativa. ¿Lo que más preocupa es Brasil?

El tema a seguir de cerca es Brasil porque importa entre 70% y 80% de los autos que exportamos. Preocupa que Geraldo Alckmin, el candidato del mercado, no tracciona y Lula sigue subiendo y liderando los sondeos. Pero la clave está puertas adentro en Argentina. Los mercados globales seguirán difíciles y el Gobierno de Macri va a tener que ser valiente y tomar decisiones duras. Y creo que las va a tomar.

 

A los mercados no les gusta el peronismo y, cuanto más cerca esté del poder, más abajo caerán los bonos

 

En 2019, hay elecciones. ¿El mercado toleraría alguien que no sea Macri? Quizás un peronista racional…

A los mercados no les gusta el peronismo y, cuanto más cerca estén del poder, más abajo caerán los bonos. Los precios de hoy serán buenos en retrospectiva. Hay temores con eso. Además, si Macri no logró encarrillar la situación, parece difícil que un peronista pueda. Creo, de todas maneras, que Macri va a ganar.

 

Vidal es la política más impresionante que conocí en mi vida y tiene todos los valores que el país necesita

 

¿Y María Eugenia Vidal?

Me parece la política más impresionante que conocí en mi vida y, como te decía, estoy en esto hace 30 años casi. No solo muestra empatía con la gente sino que es dura negociando. Es muy buena jefa y maneja muy bien los números. Tiene todos los valores que el país necesita. Y Macri la necesita en la provincia para arrastrar votos. Si Vidal gana allá, lo arrastra a Macri.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *