Lo que dejó la sesión

Curiosidades de una jornada histórica en el Congreso

 

  • Cristina Kirchner, a pesar de haber impedido el debate sobre el aborto durante los ocho años de su Presidencia, votó a favor del proyecto de Diputados.

 

  • El 75% de los senadores de la UCR, un partido que se define como progresista y socialdemócrata votó en contra. Fue insólito. Los radicales dejaron pasar la oportunidad de afirmar su perfil y tuvieron un comportamiento que contradice la historia partidaria y desalienta a las bases juveniles del partido.

 

  • El sentido común indica que la CABA debe ser el distrito en el cual la IVE debe tener mayor respaldo social. Sin embargo, la apoyó sólo uno de los tres senadores que la representan. También muchos diputados habían votado en contra.

 

  • En Diputados, siete de los ocho legisladores de la Coalición Cívica votaron en contra. Curioso comportamiento de una fuerza cuya líder había fundado tiempo atrás una partido llamado Alternativa para una República de Iguales. Pero ahora parece que los varones son más iguales que las mujeres.

 

  • Los legisladores del PRO votaron mayoritariamente en contra de la IVE que es una práctica socialmente aceptada y vigente en todos los países que admiran y destacan en sus discursos. Desde los europeos hasta Uruguay.

 

  • El peronismo federal o no K votó dividido en ambas cámaras lo que demuestra la dificultad que existe para darle cierta homogeneidad a ese espacio. Y como en la magistral novela de Osvaldo Soriano, se invocó a Perón para justificar una y otra posición.

 

  • Una vez más, la actuación de Gabriela Michetti dirigiendo la sesión estuvo plagada de desaciertos. La Constitución Nacional recién nombra al vicepresidente en el artículo 57 y le otorga como mayor responsabilidad presidir al Senado. Siendo una tarea acotada, cabría esperar que se desarrolle con idoneidad, algo que Michetti no logra.

 

  • Un avance de la democracia argentina fue el cupo femenino, luego ampliado a la paridad. Se suponía que el tema de la IVE sería uno de aquellos que demostraría las ventajas para las mujeres de esa mayor representación pero, en ambas cámaras, las legisladoras se dividieron en partes iguales y la paridad terminó siendo entre verdes y celestes.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *