Lifschitz tiene su Día-D para la reforma

La Cámara de Diputados de Santa Fe define si se avanza con la reforma de la Constitución provincial

 

Día decisivo. La provincia de Santa Fe define hoy si va a discutir en los próximos meses la reforma de su Constitución provincial, que data de 1962, o si la propuesta del gobernador Miguel Lisfchitz queda cajoneada. El Frente Progresista Cívico y Social insiste en la necesidad de la reforma por considerar anacrónico al texto y asienta su iniciativa en los intentos anteriores y en los innumerables planteos similares de los distintos partidos, hoy en la oposición.

 

La Cámara de Diputados analizará el proyecto de Lisfchitz que “declara necesaria la reforma parcial de la Constitución” y, en caso de darle media sanción, la iniciativa pasará al Senado, que deberá aprobarla para que pueda abrirse la instancia de elección de los convencionales constituyentes. De contar con la presencia de los 50 diputados, serán necesarios 34 votos para abrir el tratamiento sobre tablas y disponer el funcionamiento de la cámara en comisión para elaborar el dictamen. El Frente Progresista tiene 25 votos, incluido el del presidente del recinto, el exgobernador Antonio Bonfatti. Los once legisladores justicialistas y otros cuatro de izquierda anunciaron que participarán de la convocatoria, pero no habilitarán el tratamiento sobre tablas. Lo mismo haría Cambiemos, por lo que la discusión quedaría ceñida a si es necesario o no abrir el debate de fondo.

 

Un factor clave sería el guiño del radicalismo para acompañar la iniciativa. Una parte del partido participa del gobierno de Lisfchitz (como es el caso de su vicegobernador, Carlos Fascendini) y su conducción orgánica forma parte del oficialismo a nivel nacional. Es más, el expresidente del Comité Nacional y actual intendente de la ciudad capital, José Corral, es uno de los candidatos a gobernador de la alianza para 2019. “Desde la Unión Cívica Radical de Santa Fe reivindicamos nuestra histórica posición reformista, manifestada cada vez que la posibilidad de actualizar la Carta Magna Provincial tuvo estado parlamentario”, indicó el radicalismo en un comunicado firmado por el titular del partido en la provincia, Julián Galdeano. Además, subrayó que “las nuevas demandas también llevan a reclamar mayores instrumentos de gestión para el régimen municipal, que solo se pueden lograr con modificaciones constitucionales”. El PRO provincial es irreductible en su rechazo a la iniciativa.

 

En cuanto al peronismo, el escenario parece dividido. El sector que comanda el senador nacional Omar Perotti, precandidato a gobernador con chances, ya avisó que no veo con buenos ojos la iniciativa, por considerar que no es momento para priorizar este tipo de discusiones. En tanto, el kirchnerismo provincial parece más propenso a establecer algún tipo de negociación con el gobierno encabezado por el socialista. Para Lifschitz, la reforma constitucional le dará “más calidad a la política” y recordó que “es la única provincia del país, junto con Mendoza, que aún no ha modernizado su Constitución”. Además, el referente socialista sostuvo que la reforma “abriría el debate sobre temas muy importantes como el medioambiente, cómo es la responsabilidad del Estado y de los particulares”. “Otra cuestión, como es el derecho a la igualdad de las mujeres, que no se refleja en absoluto en el texto constitucional”, agregó. Por último, Lifschitz reiteró que el tema de la reelección es “una excusa” para que no se trate el proyecto y sugirió que en el texto podría aclararse que no sea viable para el actual gobernador. “Es cuestión de poner una cláusula transitoria para decir que no corre para el actual gobernador, no debería ser eso una excusa para que no avance el proceso constitucional”, sostuvo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *