Las grandes empresas se acercan a las startups

Los programas de cooperación entre compañías consolidadas y emprendedores se multiplicaron por diez en sólo dos años

 

Por Florencia Barreiro

 

Los proyectos de innovación abierta en América Latina se multiplicaron por diez en los dos últimos años. Esto significa que en este período cerca de 155 grandes empresas han acelerado o invertido en más de 2.000 startups como una forma de innovar y atraer talentos. Los datos surgen del primer estudio sobre corporate venturing en la región, realizado por el centro de estudios Prodem, en colaboración con Wayra de Telefónica y con el apoyo del BID.

 

Si bien es una tendencia muy reciente, el acercamiento entre los emprendedores y las grandes empresas empieza a consolidarse en los mercados más importantes de la región. Los tres países que privilegian esta vinculación son Brasil (con 64 iniciativas de un total de 183 en dos años), Chile (con 28) y México (con 24). Argentina, con 23 proyectos de colaboración, se ubica en el cuarto lugar.

 

“El ecosistema latinoamericano es muy joven aún, pero ha crecido rápidamente en los últimos años”, afirma Hugo Kantis, Director de Prodem y autor del estudio. “Detectamos que este fenómeno no está solamente ligado a las grandes firmas tecnológicas internacionales, sino que también hay grandes empresas locales que se están vinculando con empresas digitales en etapas tempranas”, destaca. Según el informe, este tipo de alianzas asegura vías más rápidas y eficientes para innovar, sobre todo en aquellos aspectos en los que las grandes corporaciones son menos ágiles.

 

Las que más interés tienen por el ecosistema emprendedor son las grandes empresas tecnológicas y comercio electrónico (18,4%), seguros y sector financiero (16,2%) y de telecomunicaciones (11,8%). En el mercado local se destacan los programas y aceleradoras de varios bancos como Macro, Santander, Supervielle o BBVA entre otros. También figuran empresas tecnológicas y de telecomunicaciones como Telefónica, Mercado Libre, Google o Globant y grandes industrias relacionadas al consumo como Molinos Río de la Plata o AB InBev, dueña de Quilmes.

 

Este relacionamiento es, según el estudio, beneficioso para ambas partes. Gonzalo Rivas, Jefe de la División de Competitividad, Tecnología e Innovación del BID, explica que para las grandes compañías es una manera de innovación permanente, con el plus de agilidad que pueden brindar las startups y el aporte de la irreverencia con que los jóvenes emprendedores miran a los negocios tradicionales. Incluso para algunas grandes empresas con alta aversión al riesgo, éste puede ser un camino más apropiado que el de los departamentos internos de I+D.

 

Por otro lado, los emprendedores pueden superar en este proceso una de las grandes barreras que enfrentan en la región: adquirir escala en los negocios. Los cinco aspectos que más valoran los emprendedores en su relación con las corporaciones son: poder establecer alianzas estratégicas (65%); acceder a los mercados y canales de comercialización de las grandes compañías (37%); contactar inversores y poner nuevos clientes corporativos en el radar (ambos con el 30%).

 

Entre las herramientas y actividades de corporate venturing que más se están utilizando, se destacan la aceleración e incubación de startups, elegida por casi la mitad de las corporaciones del estudio. Más atrás están los hackatones y acuerdos de colaboración entre emprendedores y corporaciones -ambas con un 38%-; la inversión a través de fondos de riesgo corporativos en un 30,9% y la disposición de espacios de coworking con un 24,5%.

 

“El ecosistema emprendedor en esta parte del mundo está creciendo a un ritmo considerable, lo que puede convertirlo en uno de los puntos de mayor interés para los fondos de capital riesgo en los próximos años”, confía Miguel Arias, director de Wayra a nivel global, la aceleradora de Telefónica.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *