La oposición social tendrá esta semana visibilidad en las calles

Los movimientos sociales marcharán desde el Obelisco hasta La Plata, habrá protesta universitaria y la CGT tendrá su cumbre de secretarios generales

 

Semana movida. Con protestas y movilizaciones. Conflictividad social en las calles. Y visibilidad pública. La CTEP, Barrios de Pie y la CCC, movimientos sociales que funcionan en tándem, marcharán el miércoles a pie desde el centro porteño hasta la Gobernación bonaerense. Al día siguiente, la protesta universitaria que ya lleva cuatro semanas, se convertirá en una marcha que se supone que será multitudinaria desde el Congreso Nacional hasta el Ministerio de Educación de la Nación. La semana de manifestaciones se completará con la huelga de docentes en la provincia de Buenos Aires. Aunque es posible que buena parte de las miradas estén puestas en el plenario de secretarios generales del miércoles en la sede de La Fraternidad, donde la central comenzará a definir sus próximos pasos.

 

El deterioro de las principales variables económicas tiene su correlato en términos sociales. La conflictividad hasta aquí, luego de más de dos años y medio de gestión de Cambiemos, ha sido ciertamente baja. Con algunas problemáticas recurrentes, pero conflictos focalizados y con poca visibilidad. La continuidad de ciertos programas y las negociaciones entre el Ministerio de Desarrollo Social y algunas de las organizaciones (CTEP, Barrios de Pie y la CCC, incluidas) logró canalizar recursos y mantener el malhumor por canales normales. Por otra parte, los puentes del Gobierno con la CGT lograron que las diferencias se saldasen en buenos términos, más allá de los tres paros generales. Incluso con Hugo Moyano, uno de los más duro de los dirigentes sindicales, el Gobierno tuvo su bienio de buen trato. Esto parece camino a modificarse. ¿Definitivamente?

 

Los sectores díscolos de la CGT volvieron a la carga: quieren endurecer la relación con el Gobierno y disputar la conducción

 

La calle

 

La Gobernación de la provincia de Buenos Aires será escenario de varias marchas, luego de una semana caliente, de los graves incidentes entre la Policía y trabajadores del astillero Río Santiago. Como se dijo, la CTEP, Barrios de Pie y la CCC realizarán una movilización a pie desde el centro porteño. Partirán el miércoles, llegarán el jueves. “En las escuelas bonaerenses hay mucho trabajo para hacer, nosotros queremos que esas obras sean para las cooperativas”, señaló Daniel Menéndez, coordinador nacional de Barrios de Pie. Además se esperan movilizaciones del Frente de Unidad Docente Bonaerense, que anunció un paro de 72 horas a partir del próximo martes 28 de agosto en rechazo a la nueva propuesta salarial del gobierno de María Eugenia Vidal.

 

Estos movimientos mantienen el diálogo con el Ministerio que encabeza Carolina Stanley, pero el contexto social más adverso contribuye para que las demandas vayan en ascenso y la posibilidad de canalizarlas no las acompañen. El jueves, por caso, militantes de esas organizaciones se hicieron sentir frente a la Secretaría de Vivienda y al Ministerio de Trabajo de la Nación para reclamar mejoras en los planes de trabajo de las cooperativas. Además, protestan contra “el recorte en los programas de empleo y a la exclusión de sus representantes del Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil”, del que participan autoridades nacionales y dirigentes de diferentes sectores de la sociedad. Y aseguran que el Gobierno tiene un atraso en los pagos a las cooperativas de trabajo por las obras que ya realizaron. En términos más “políticos”, le suman su rechazo a las “exigencias del Fondo Monetario Internacional”.

 

Los movimientos sociales mantienen el diálogo con Stanley, pero el contexto más adverso contribuye a profundizar demandas

 

Semanas

 

El universitario es otro frente abierto. El conflicto alcanza a 57 casas de estudios y 190.000 docentes y a 60 establecimientos educativos, preuniversitarios. Entre ellos mayormente colegios secundarios en todo el país. Luego de la última reunión paritaria realizada el pasado 13 de agosto, en la que el ofrecimiento por parte de las autoridades educativas fue 15% de aumento a noviembre, los gremios profundizaron el plan de lucha. En un intento por desactivar las medidas de fuerza, desde el Ministerio de Educación convocaron a los gremios para una reunión hoy, la cual estará encabezada por el ministro Alejandro Finocchiaro.

 

“El encuentro se realizará en el Palacio Sarmiento y estará encabezado por el ministro Finocchiaro, y la secretaria de Políticas Universitarias, Danya Tavela. Los sindicatos convocados son Conadu, Conadu Histórica, Fedun, Ctera, UDA y Fagdut”, dice el comunicado. El miércoles pasado, decenas de miles de manifestantes se lanzaron a las calles de la ciudades de Córdoba y Rosario para manifestarse contra la baja salarial. El viernes, hubo clases públicas en Plaza de Mayo. Desde el Gobierno sostienen que el presupuesto universitario presentado para este año es equivalente al 96% de lo solicitado por el Consejo Interuniversitario Nacional y alegan “politización en los reclamos”.

 

Central

 

Las noticias de la CGT no estarán en las calles, sino en la sede del gremio de La Fraternidad. En verdad, en el teatro Empire, ubicado al lado del sindicato y de su propiedad. Allí se reunirán los secretarios generales de todos los gremios que la integran. O, por lo menos, son los que están invitados. Los llamados “gordos” y los autodenominados “independientes” tienen asistencia confirmada. Son los promotores del encuentro, para calmar las aguas internas. Luego de la postergación de la sucesión del triunvirato, los sectores díscolos que conforman el moyanismo, la Corriente Federal y el Movimiento de Acción Sindical Argentino volvieron a la carga, con dos objetivos: endurecer la relación con el Gobierno y disputarle la conducción al dirigente de la Sanidad, Héctor Daer, triunviro y principal candidato a la conducción entre los “gordos” e “independientes”. Más negociadores, éstos lograron neutralizar la avanzada de los críticos tras el paro general del 25 de junio. Una nueva huelga general podría aparecer entre las posibilidad para calmar las aguas. Otra posibilidad que Daer y los suyos plantea es la de solicitarle al Gobierno la suspensión de despidos por un tiempo determinado. Hasta fin de año, por caso. El rechazo anterior del presidente Mauricio Macri fue en otro contexto, sostienen. Aunque ven difícil que en éste, más complejo, el Gobierno pueda aceptar la demanda. La idea de reforma laboral, alguna vez discutida entre las partes (con la venia de un número importante de dirigentes), hoy parece lejana. Por lo menos para que pueda ser aceptada, con cierto consenso, en este contexto.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *