La ingeniería electoral de Cambiemos en CABA

Horacio Rodríguez Larreta, Elisa Carrió y Martín Lousteau conforman el triángulo de poder del oficialismo en la Ciudad de Buenos Aires

 

Por Ramiro Gamboa

 

Martín Lousteau no descarta ser candidato a Presidente. Todo depende de cómo marche la actividad económica. Fuentes cercanas al exministro de Economía aseguran que evalúa una candidatura a senador o a presidente. Si el Gobierno se desplomara, Lousteau iría por su cuenta tanto como primer candidato a senador, como a Presidente. Pero si la economía comenzara a repuntar, el economista podría acompañar a Elisa Carrió como segundo candidato a senador por la Ciudad. ¿Qué dirá el PRO?

 

Otro factor que el espacio lousteauniano tiene en cuenta es algo inevitable para la actividad política: los recursos necesarios. La política es cara, y el acostumbrarse a contar con dinero duele aún más en tiempos de escasez. El Gobierno de la Ciudad depuró todos los cargos que le había entregado a Lousteau, cuando el actual diputado nacional dejó de ser embajador argentino en Estados Unidos para desafiar al PRO. “Hacer política sin recursos es muy duro, estamos asfixiados”, afirma una fuente cercana al universo Lousteau en diálogo con El Economista.

 

El actual diputado nacional no presenció el acuerdo constitutivo de Cambiemos Capital. No lo hizo porque espera sigilosamente el rumbo del Gobierno. El futuro de la gestión de Macri es lo que determinará su decisión. Lousteau tiene a su favor que cuenta con tiempo, y puede esperar. No quiere volver a cometer errores a causa de su temperamento. Le costó muy cara la derrota electoral del año pasado frente a Carrió y Daniel Filmus.

 

Martín Lousteau dispone de tiempo, y puede esperar: no quiere volver a cometer errores a causa de su temperamento

 

Carrió será candidata a senadora. “Sin dudas”, dicen a su alrededor. Solo una crisis “a la 2001” podría impedir que Carrió batalle una de las tres bancas que están en juego en la Capital. Ella desea competir por esa banca, y está dispuesta a hacerlo junto a Martín Lousteau como acompañante. ¿El exembajador aceptaría ser escolta de Carrió? Lilita irá primera en la lista o no irá.

 

El presidente Mauricio Macri parece dispuesto a hacer todo lo necesario para no poner en riesgo su reelección en 2019. Por eso “obligó” al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, a que aceptara a Lousteau en Cambiemos. Lo mismo hará Larreta en el 2023, cuando su único deseo sea el mismo que Macri: sentarse en el sillón de Rivadavia. Muchos en el PRO especulan que de no tener un candidato más atractivo, Larreta no tendría problemas en cederle la jefatura de Gobierno al economista, si eso contribuyera a su carrera presidencial.

 

¿Macri aceptará que las dos candidaturas al Senado no sean de origen PRO? Sí, siempre y cuando todo sirva para facilitar su reelección. Macri sabe que las principales candidaturas de cargos ejecutivos en la ciudad, la provincia y la nación serán del PRO.

 

A su vez, el Presidente lidia con otra preocupación. La vicepresidencia debe ocuparla una mujer, debe ser del PRO y debe oxigenar a la figura presidencial. Las últimas semanas de Michetti han sido malas, y las encuestas dan resultados horrorosos. ¿Quién puede reemplazarla? Debe ser una mujer, con gestión considerada “buena” y que genere empatía social, algo que suele cuestionársele al Presidente. Entre las posibidades más concretas está Carolina Stanley.

 

Carrió será candidata a senadora nacional en 2019 y sólo una crisis mayor podría impedir que resigne esa posibilidad

 

La actual ministra de Desarrollo Social mantuvo la paz social, negocia con las organizaciones sociales y mantiene un buen vínculo con dirigentes sociales como Emilio Pérsico y Juan Grabois. Además, tendría el visto bueno del Papa. Stanley visitó a Francisco junto a su marido, el jefe de gabinete de la provincia de Buenos Aires, Federico Salvai y junto a la gobernadora Vidal hace dos meses. Lograron algo en lo que Macri fracasa desde que llegó a la Presidencia: la sonrisa inigualable de Francisco.

 

Stanley es la que mejor viene cumpliendo con el operativo “cercanía” implementado por el Gobierno Nacional desde junio. ¿De qué se trata este operativo? La gente debe dejar de sentir que camina sola en el desierto. Por eso, todas las publicaciones en la cuenta de Instagram y Facebook de la ministra, y en todas las “stories” (videos que se suben a Instagram y tienen 24hs de duración) Stanley está rodeada de vecinos, desempleados, mujeres víctimas de violencia de género, niños y familias mayoritariamente humildes.

 

El mayor pecado de un político según el politólogo alemán Max Weber es la vanidad. El político tiene que vencer cada día y a cada hora a un enemigo demasiado humano, enemiga mortal de toda carrera política: la necesidad de aparecer siempre que sea posible en primera plana. “Carolina es una tipa humilde, está 100% al servicio de Macri. Jamás lo va a traicionar y no le va a hacer pasar papelones”, asegura un referente legislativo de Cambiemos. Stanley oxigena al Presidente y no parece estar viciada por el pecado criticado por Weber. “No veo razones por la cuál Carolina no sea candidata a vicepresidenta”, agrega la fuente en diálogo con El Economista.

 

La ingeniería electoral está en marcha y todos deben demostrar que son mejores que los otros. La economía es una variable más que develará el enigma electoral de 2019. La fórmula Macri-Stanley, la posible dupla de Cambiemos para enfrentar al peronismo. Porque como sabemos, la Argentina es hipercoyuntural y enemiga de la previsibilidad.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *