La carne vacuna aumentó por debajo de la inflación

Según el Ipcva, las exportaciones de carne vacuna crecieron 63% en el primer semestre y el consumo interno subió 2,5%

 

La insignia argentina gana mercados. En el último año, según el Instituto de la Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), la suba de precios de la carne vacuna en carnicerías y supermercados fue inferior a la inflación general. A su vez, crecieron abruptamente las exportaciones y los argentinos son cada vez más carnívoros. Los precios en los mostradores, se incrementaron mucho menos que los de otros alimentos.

 

Producto accesible

 

De acuerdo al Ipcva, considerando el período junio 2017- junio 2018, los distintos cortes de carne vacuna registraron un aumento promedio del 24,5%, mientras que el índice general de precios se ubicó por encima del 30%. En este sentido, Ulises Forte, presidente de la entidad, sostuvo: “No se puede decir que la carne sea barata, porque lo caro o lo barato depende del ingreso de cada uno, pero sí que la carne sigue siendo un alimento accesible para los argentinos”, y agregó: “Comparada con otros alimentos, es rica, nutritiva y rendidora”.

 

En base al relevamiento del Instituto, las subas en carne vacuna estuvieron por debajo de otros alimentos esenciales, como el pan (42%), la harina (96%), los fideos (51,7%), el filet de merluza (35,9%), el aceite (38,4%), los huevos (56,3%), la lechuga (65,9%), la yerba mate (34,1%) e incluso el pollo (32,5%) el principal alimento “sustituto” de la carne vacuna. Al respecto, Forte explicó: “Esto indica que el consumo de carne en el mercado interno sea estable e incluso se haya incrementado en los últimos meses, mientras que la demanda de otros alimentos se retrajo”.

 

Boom exportador

 

Los números, son elocuentes. Las exportaciones de carne vacuna con el “fenómeno China” a la cabeza crecieron en volumen 63% en el primer semestre del 2018 y el consumo interno, en ese mismo período, también aumentó 2,5% (de 55,8 kg a 57,2 kg/hab/año). En línea con esta curva ascendente de envíos al exterior, para el Ipcva la situación actual derriba definitivamente un mito arraigado en la sociedad y también en algunos ex funcionarios que cerraron o restringieron las exportaciones con el argumento de que las ventas externas hacían subir los precios en el mercado interno. En este sentido, Forte argumentó: “Este último año crecimos fuertemente en exportaciones, a punto tal que volvimos a ser un jugador importante a nivel internacional, y los precios del mercado interno, como ya dijimos, se mantuvieron por debajo de la inflación”. Si las previsiones para este año son correctas, Argentina exportaría 420.000 toneladas de carne vacuna, cerca del 15% del total producido.

 

Según detalló el titular del Ipcva, las exportaciones son complementarias. Esto significa que Argentina le vende cortes premium a Europa, los del cuarto delantero se los vende a Chile e Israel, los garrones, brazuelos y cogotes de vaca, a China, y a los argentinos, les queda el asado, el matambre, el vacío y la cuadrada, que son los cortes más consumidos. Al respecto, Forte aclaró: “Mientras más carne se exporte, más disponibilidad de esos cortes va a haber en el mercado interno, a precios razonables, mientras que la política antiexportadora de la década anterior prácticamente destruyó a la cadena de ganados y carnes”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *