Hoy, el mercado define entre Letes y dólar

En plena corrida, la licitación de Lebac de agosto implicó expansión monetaria equivalente a US$ 4.500 millones

El BCRA mantuvo la tasa en 40% y adelantó cambios en la política monetaria

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

La de ayer habrá sido la licitación de Lebac más esperada de todas: el BCRA inició, en pleno escenario de corrida, el desarme del stock colocado en este instrumento y provocó una emisión monetaria (en “no bancos”) de $ 138.017 millones, es decir el equivalente a US$ 4.543 millones. El verdadero partido se juega hoy. Se responderá la pregunta acerca de cuantos de esos nuevos pesos, que saldrán a circular hoy, se irán al dólar y cuántos a las Letes que licitará hoy mismo el Gobierno y que si salen a la par ofrecerán una tasa anual de 37,4% (menor a la de la Lebac).

 

Con la licitación de agosto, el BCRA inauguró el plan de desarme de Lebac que anunció el lunes y que está diferenciado entre las opciones para los bancos y para los demás (fondos de inversión, inversores extranjeros, individuos y empresas): los bancos no podrán seguir en las Lebac, ayer Reconquista 266 no les renovó los vencimientos y la expectativa es que pasen por completo sus colocaciones a Leliq, ya que el otro instrumento que les ofrecía el nuevo plan eran las Nobac a 1 año y ese instrumento ayer quedó desierto.

 

Así, por el lado de lo que corresponde a los bancos la emisión monetaria hoy será de $ 198.774 millones pero se espera que el efecto sea neutro ya que, tal como sostuvo el director de Eco Go, Federico Furiase, el mismo lunes el BCRA subió la tasa a 45% y además las posibilidades de colocarse en dólares son limitadas para las entidades financieras.

 

El partido de hoy

 

Con eso, la totalidad de la emisión monetaria que dejó la licitación de agosto fue de $ 336.791 millones. Pero de ese total, la que de verdad genera preocupaciones por su parcial traslado al dólar y su potencial efecto devaluatorio, en un año en el que la inflación ya superaría el techo de 32% de la meta anual planteada con el FMI, es la emisión que va por el lado de los demás tenedores, es decir los no bancarios.

 

Esa emisión es de $ 138.017 millones y hoy decidiría entre irse al dólar o a las Letes en pesos que licitará el Ministerio de Hacienda. El BCRA anunció el lunes que, de los $ 330.000 millones en manos de no bancos que vencían ayer, sólo iba a intentar renovar $ 230.000 millones. Ya en ese momento el director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, había bromeado acerca de que la situación se parecía a cuando un novio sabe que va a ser abandonado y se apura a abandonar antes.

 

Los resultados convalidaron esa visión. El BCRA sólo logró una renovación parcial respecto a sus intenciones: renovó $ 201.701 millones y dejó circulando el equivalente a US$ 4.543 millones, que podría ir a presionar al dólar. Consultado por El Economista sobre el riesgo devaluatorio de hoy, Caamaño Gómez dijo: “Hay que ver cuánto va a Letes mañana. Que te dolaricen está dentro de los riesgos del desarme. Pero bueno, ahora siempre que sea contra desarme de Lebac, tiene mayor discrecionalidad en el uso de las reservas”.

 

Así está la cosa: el desarme de Lebac en pleno escenario de corrida deja un par de opciones. O los que salieron de esas Letras se van a las nuevas que ofrece Hacienda y Finanzas en pesos o se va al dólar, donde el BCRA estará esperando con su renovada capacidad de intervención, que hasta anteayer era vedada por el FMI. Tras conseguir el permiso del Fondo, ese es el nuevo partido.

 

Pero los números son complicados. Contra los US$ 500 millones con los que salió ayer el BCRA a intervenir en el mercado, hoy habrá un potencial de US$ 4.543 millones por el lado de la demanda (exceptuando lo que vaya a Letes). Las Letes, por su parte, según el cálculo del gerente de Inversiones de GMA Capital, Nery Persichini, ofrecen, si salen a la par, una tasa anual de algo más de 37%, contra el 45% que venían ofreciendo las Lebac más largas. Es decir, una tasa no tan tentadora. Al respecto, Persichini opinó: “Si así es cómo vamos a cerrar la brecha de rendimientos entre Lebac y Letes en pesos, la que nos espera”. Por otro lado, a diferencia de las Lebac, las Letes todavía no tienen mercado secundario y recién ofrecen liquidez a 3 meses.

 

Quemar reservas

 

Una de las más grandes discusiones que se dieron desde el anuncio del nuevo plan del BCRA fue la referida al uso de reservas para desarmar la bola de Lebac y su potencial devaluatorio. Furiase sostuvo que “probablemente el desarme acelerado de Lebac cueste en términos de un dólar algo más alto y menor reservas para este año, pero despeja una fuente de inestabilidad y mejora el canal de transmisión de la política monetaria para bajar inflación en 2019”.

 

Así, sostienen los críticos, si las reservas alcanzan para contener la nueva demanda sobre el dólar, se quemarán dólares para bajar un pasivo en pesos. Y si no alcanzan, habrá devaluación y traspaso a precios. El economista Mariano Kestelboim ayer remarcaba: “Hoy se superaron los US$ 7.000 de reservas perdidas desde el primer ingreso de deuda del FMI”. Y bromeó acerca de las palabras del presidente Mauricio Macri: “Tranquilos que no pasa nada”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *