¿Hay un peronismo “racional”?

A la hora de enhebrar propuestas económicas, las distancias entre ese peronismo supuestamente bárbaro y populista y el otro se diluyen

 

Por Alejandro Radonjic

 

En los últimos meses, se generaron diversos motes laudatorios para el peronismo no kirchnerista. Racional, dialoguista, pragmático, republicano o, como diría Jorge Asis, perdonable.

 

Sin embargo, a la hora de enhebrar propuestas económicas, las distancias entre ese peronismo supuestamente bárbaro y populista y el otro se diluyen. Ambos (con algunas excepciones) parecen beber el mismo brebaje ideológico. Quizás eso explica porque en su momento estaban todos juntos.

 

La última muestra fueron las propuestas de Felipe Sola, que no es precisamente kirchnerista, que hablaban de reinstalar cepos, rechazar el acuerdo con el FMI, subir impuestos (sí, aún más) y demás herramientas. Algo similar había hecho el propio Sergio Massa unas semanas antes. Otra señal, también reciente, fue la propuesta de retrotraer tarifas, que aprobó el Congreso con la venia de todos los peronismos y debió vetar el Presidente. Sí, en el medio de una crisis cambiaria por falta de financiamiento.

 

“Nos cuesta caracterizar como racionales a la mayoría de las propuestas económicas que surgen de ese espacio”, admitió Federico Muñoz en su informe del fin de semana. “Que el peronismo se despegue de Cristina y Moyano no es como que un individuo se quiera diferenciar de su ADN? Ahhh, quizás hablan del peronismo “racional” (?!)”, escribió, en tono irónico, Fernando Marengo (Estudio Arriazu) en su Twitter tras el reencuentro de Hugo Moyano con Cristina Kirchner el viernes pasado.

 

Para el mercado, diseccionar ese peronismo bonito es la discusión que se viene porque, según entiende, Cristina estaría cerca de quedar fuera de la cancha electoral. Algo que se verá con el tiempo porque, también vale recordar, el mercado no siempre acierta y la Justicia no siempre avanza. Pero, si ese fuera el caso, el kirchnerismo puro podría quedar aislado (o con un techo electoral más bajo) o subsumido en ese peronismo “racional”.

 

Sin embargo, como dice Muñoz: “Más allá del golpe letal a Cristina, el escenario político sigue planteando muchas incógnitas a la economía. El déficit clave, en última instancia, es que Cambiemos continúa siendo la única fuerza que (aun con dudas y disidencias internas) propone el saneamiento de la macroeconomía y la mejora de la competitividad como los vehículos pertinentes para buscar el desarrollo económico. O, puesto en otros términos, es muy estrecho el rango del espectro político que aboga por el tránsito hacia una economía de mercado moderna, abierta y competitiva”. Y agrega: “No es casual entonces, que esta transición sea tan accidentada y que su concreción diste de estar garantizada”.

 

Pero no todos en el mercado creen en esa racionalidad del peronismo no kirchnerista. Lo expresó muy bien Daniel Chodos (Crédit Suisse), hace algunos días, entrevistado por Leandro Gabin en FM Millenium: “Cualquiera que no sea Macri no va a ser positivo para el mercado”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *