Faima llevó sus reclamos (e ideas) a Sica y la Afip

El sector maderero expresó preocupaciones por el nivel de actividad del rubro y por la presión impositiva sobre las empresas de su red

La Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA) mantuvo audiencias con el ministro de Producción, Dante Sica y con Sergio Rufail, Subdirector General de Servicios al Contribuyente de Afip.

 

Con el ministro de Producción, informaron desde la gremial, “la reunión fue amena y productiva”. Allí, FAIMA transmitió la delicada situación que atraviesa el bloque de madera y muebles, condicionada por la menor actividad, caída de ventas en el mercado interno y un fuerte aumento de los costos. En este marco, le acercó al ministro un listado de las preocupaciones más urgentes del sector consensuado con las 28 cámaras de la red. Dichas preocupaciones están concentradas en el financiamiento a la demanda, a la oferta productiva y de capital de trabajo, aspectos tributarios, laborales y, también, vinculados con el comercio exterior. Asimismo, se le entregó un adelanto del informe del Observatorio FAIMA sobre la coyuntura del sector que se difundirá públicamente el lunes próximo.

 

“El ministro dio atenta recepción a estas informaciones y propuso, en orden de dar respuesta rápida a los problemas presentados, celebrar una reunión el próximo miércoles 15 de agosto en la ciudad de Rosario, con representantes de todas las cámaras de la red FAIMA. En este encuentro se abordarán con mayor profundidad los temas planteados y el ministro podrá escuchar de primera mano la situación en cada una de las regiones del país. No obstante, muchas de las líneas de trabajo son también abordadas en el marco de la mesa sectorial de madera y mueble”, dijeron desde la gremial empresaria.

 

“Desde FAIMA confiamos en la utilidad de las mesas sectoriales como espacios para discutir iniciativas y acciones que en el mediano plazo mejoren la competitividad sistémica de nuestro sector y faciliten el desarrollo de negocios. No obstante, creemos conveniente señalar temas urgentes que requieren soluciones de corto plazo, dada la situación delicada que le bloque de madera y muebles está atravesando”, destacó Pedro Reyna, Presidente de FAIMA.  “En este sentido, queremos destacar el enorme trabajo y disposición de los equipos técnicos de la Secretaría de Industria y la Secretaría de Comercio, con quienes trabajamos cotidianamente en aspectos que mejoren la micro sectorial. Pero observamos con preocupación que ante la situación actual, es dificultoso que se luzcan los avances micro ante una macro sectorial muy delicada”, agregó.

 

La segunda reunión de la jornada fue realizada en las oficinas de Afip y participó una comitiva de FAIMA que presentó sugerencias e inquietudes en aspectos de administración tributaria y de política impositiva.

 

Si bien el documento es exhaustivo respecto de temas fiscales y tributarios, los principales tópicos tratados en la reunión giraron en torno a los planes de facilidades de pago y el sistema de scoring, los embargos preventivos y aspectos para que la política tributaria contribuya a combatir la informalidad y a garantizar condiciones de competencia para las empresas que cumplen con sus obligaciones fiscales en tiempo y forma.

 

FAIMA destacó el plan de facilidades recientemente lanzado en la resolución 4.289 (que contempla 48 cuotas), pero señaló, por un lado, la utilidad de que el mismo contemple obligaciones vencidas al 31 de julio y que, a su vez, sería necesario que existan planes de no menos de 60 cuotas. El representante de Afip sostuvo que se va a observar la posibilidad de extender el plan de 48 cuotas a obligaciones vencidas a la fecha sugerida.

 

“En relación a los reclamos sobre el scoring, Afip informó que se podrían revisar las doce causales que lo componen, pero no se mostraron optimistas ante el pedido de suspender el sistema momentáneamente como medida de emergencia. En este sentido, las autoridades aclararon que para que un contribuyente detente la calificación D o E, la morosidad no es el aspecto que más pesa y, para poder evaluar situaciones, el equipo de Rufail solicitó a FAIMA el envío de casos concretos que presenten problemas para poder analizarlos y dar solución. En respuesta a esto, FAIMA insistió en que el sistema de scoring no es contemplativo de los problemas financieros que endógenamente presentan Pymes en situación de fragilidad, dado que el marco actual de tasas altas para financiamiento, coloca a las empresas en situaciones desventajosas de capital de trabajo que les dificultan los cumplimientos sin retrasos”, informaron desde la gremial.

 

Respecto a los embargos preventivos, desde FAIMA se solicitó que se tenga a bien dilatar los plazos de embargo. Las autoridades de Afip respondieron que cuando comienza el juicio no pueden dilatar el embargo, pero existe la posibilidad de dilatar el inicio del juicio que hoy sería de 60 días entre el vencimiento de la obligación y el inicio del juicio.

 

También se conversó sobre trabajar de forma coordinada con los espacios de diálogo de Afip para combatir la informalidad sectorial, mejorar el nexo con las direcciones regionales de Afip y compartir las medidas y novedades que afectan a la actividad empresaria de forma recurrente, para mejorar el diálogo de las PyMEs con bancos y otras entidades.

 

Participaron de la reunión, además de Reyna, Gabriel Campins, Vicepresidente 1ero; Soledad Milajer, Vicepresidenta 3era; Roberto Fontenla, Presidente de CEMA; Gustavo Mehring, Presidente de CIMAE; Sergio Corso, Vicepresidente IMFER; Leandro Mora Alfonsín, Director Ejecutivo de FAIMA y Osvaldo Carosella, asesor contable e impositivo de FAIMA

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *