Esperable: préstamos estancados en julio

Luego del 2,3% en mayo y 1,8% en junio, los créditos en pesos avanzaron sólo 0,8% en julio contra una inflación de 2,5-3%

 

En julio, informó ayer la Fundación Mediterránea, los créditos en pesos al sector privado reflejaron otra desaceleración. Si bien la merma ha sido generalizada, las líneas más afectadas han sido las vinculadas al consumo. “Detrás de este fenómeno, opera principalmente la suba de tasas de interés y la incertidumbre económica”, dice el reporte.

 

Con datos hasta el 30 de julio, los créditos en pesos al sector privado crecieron sólo 0,8% tomando la variación intermensual punta a punta (contra una inflación de 2,5-3%), luego de hacerlo 2,3% en mayo y 1,8% en junio. Las financiaciones más afectadas han sido aquellas vinculadas al consumo en pesos (personales y con tarjeta), que representan poco menos de la mitad del total de la cartera en esa moneda. Esas líneas prácticamente se estancaron, variando apenas 0,2% en julio, luego de expandirse 1,2% en junio. Particularmente, en julio los préstamos personales subieron 1% mientras que las financiaciones con tarjeta de crédito se contrajeron 0,9%.

 

A su vez, siempre según el informe de la Fundación Mediterránea, las líneas pactadas con garantía real (hipotecarios y prendarios) – que significan el 19% del total de la cartera en pesos– desaceleraron su ritmo de expansión luego de alcanzar un ritmo récord en marzo (7%), pasando a 4,8% en mayo, 2,3% en junio y 1,3% el mes pasado. En detalle, los préstamos hipotecarios pasaron de expandirse 6,2% en mayo y 3,2% en junio, a 2,1% en julio. El freno es importante si se tiene en cuenta que en marzo y abril el stock promedio de préstamos hipotecarios creció a un ritmo de $14.000 millones por mes mientras que el mes pasado lo hizo en $4.000 millones. Asimismo, los préstamos prendarios pasan de 2,1% en mayo y 0,5% en junio a contraerse 0,2% el mes pasado (la primera contracción desde febrero 2016).

 

Por último, las líneas comerciales (adelantos en cuenta corriente, documentos a sola firma, documentos comprados y descontados, entre otros) –que representan aproximadamente el 33% del total de la cartera en pesos– se expandieron 1,3% en julio luego de crecer 2,4% en junio. En particular, los adelantos en cuenta corriente en pesos tuvieron una significativa aceleración pasando de caer 3% en mayo a subir 4% en junio y 4,9% el mes pasado. Los documentos a sola firma, por su parte, pasaron de crecer 2,1% en junio a 1,5% en julio.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *