“El volumen de créditos debería ser del doble”

“En cinco años, Argentina podría duplicar su tamaño de crédito sobre PIB llevándolo a cerca del 30%”, dijo Cristofani

 

En el encuentro de AEA de ayer, los empresarios se mostraron muy en sintonía con el objetivo oficial de equilibrar las cuentas públicas. “Estoy obsesionado con ese tema”, admitió Alberto Grimoldi sobre el tema.

 

También fue muy enfático Enrique Cristofani (número uno del Santander Rio). “Si no hay desequilibrio fiscal no hay inflación, el impuesto que más afecta a los más vulnerables. Al mismo tiempo, sin inflación nuestra moneda recupera valor, impulsando el ahorro de largo plazo. El ahorro es una variable clave para el desarrollo sustentable de un país. El crédito es un elemento fundamental igualador de oportunidades, porque le permite invertir, comprarse un auto, una máquina o una casa a aún aquel que hoy no dispone del dinero necesario. A más ahorro, más crédito e inversión. Y, por lo tanto, crecimiento sustentable en el tiempo”, dijo el banquero.

 

Cristofani también destacó que el sistema financiero se mantuvo incólume ante los corcovos cambiarios. “Hemos pasado esos eventos sin romper contratos. La inestabilidad cambiaria transcurrió sin afectar la solidez del sistema financiero”, dijo, aunque admitió que podría subir levemente la mora en estos meses.

 

También se refirió a la cuestión del ahorro. “El argentino ahorra”, explicó. “En los últimos dos años la formación de activos externos fue de US$ 50.000 millones en términos netos. Esta cifra puede ser vista como una oportunidad.

 

Una oportunidad para generar confianza y lograr que estos fondos, que representan alrededor del 10% del PIB vuelvan al sistema y generen un shock positivo de ahorro, crédito e inversión”, señaló.

 

“En cinco años, Argentina podría duplicar su tamaño de crédito en relación al PIB, llevándolo a cerca del 30%. Ello implicaría volcar a la economía créditos por US$ 45.000 millones al año”, graficó.

 

Por último, abogó por estimular la bancarización. “La menor presión fiscal junto a los esfuerzos que se están haciendo en pos de la bancarización y la reducción del manejo del dinero en efectivo, permitirán reducir la economía informal del país, incrementando la recaudación fiscal y permitiendo bajar impuestos al ampliar la base imponible”, dijo el banquero. La diferencia de Argentina versus el promedio de la región son 7 puntos del PIB, “lo que equivale a una carga anual de US$ 32.000 millones anuales”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *