El Senado rechazó aborto legal en sesión tensa

Se impuso la negativa a la interrupción voluntaria del embarazo que tenía media sanción de Diputados

El Senado ya debate el proyecto opositor sobre tarifas

 

En una sesión histórica, con alta dramatismo dentro del recinto y mucho protagonismo en las calles, en favor de las dos posiciones en disputa, el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo fue rechazado ayer en el Senado de la Nación, luego de haber obtenido media sanción en Diputados, a mediados de junio. La negativa a la iniciativa sumó 38 voluntades mientras que 31 senadores votaron a favor. De esta forma, los sectores que impulsaron la iniciativa no podrán insistir hasta el año próximo. Por el camino, sin llegar al recinto, quedó un proyecto intermedio que pretendía despenalizar sin legalizar.

 

El Frente para la Victoria fue el bloque mayor cantidad de votos aportó a la iniciativa a favor del aborto. El bloque encabezado por Marcelo Fuentes y que tiene a Cristina Kirchner como principal referencia, aportó ocho votos de nueve. La excepción fue la rionegrina Silvia García Larraburu, que días antes modificó su postura inicial favorable. “Hay un dato que es incontestable: no hay retroceso. No hay un solo derecho que sea producto de la elaboración de lo sabios, las conquistas se consiguen con lucha”, sostuvo el senador. La palabra de CFK, por cierto, fue una de las más esperadas de la noche.

 

Por el contrario, el bloque que sumó mayor cantidad de rechazos fue la Unión Cívica Radical, integrante de Cambiemos. De doce integrantes, sólo tres votaron a favor: el formoseño Luis Naidenoff, la mendocina Pamela Verasay y el santacruceño Eduardo Costa. “El hecho es anterior al derecho. Si no sintiéramos el impacto de la clandestinidad, no estaríamos discutiendo esto. No hay abortos si hay ley, necesitamos la ley porque hay abortos”, sostuvo Verasay, que también se refirió a los legisladores de su partido que votaban en contra. “No podemos aceptar que interrumpir una vida sea una solución”, sostuvo su coterráneo Julio Cobos.

 

En cuanto al PRO, sólo cuatro senadores de doce votaron a favor. Los cordobeses Ernesto Martínez Carignano y Laura Rodríguez Machado, la bonaerense Gladys González y el misionero Humbergo Schiavoni. “Las convicciones religiosas o los mandatos confesionales de cada senador podrán formar parte de su estructura de valores, pero no considero que deban ser determinantes a la hora de legislar para toda la sociedad y en un tema en el que la preservación de la salud es el eje central”, sostuvo Schiavoni, también presidente del partido a nivel nacional. Entre los ocho que votaron en contra están el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, y el exministro de Educación, Esteban Bullrich. “Este proyecto de ley, que es malo, no apunta a reducir el aborto, sino que legaliza el fracaso”, sostuvo el bonaerense.

 

El interbloque de Cambiemos se completa con el Frente Cívico y Social de Catamarca, que aportó un voto a favor: el del exgobernador Oscar Castillo. Con el catamarqueño, el oficialismo nacional sumó ocho votos a favor y 17 en contra. Lo que se suma a varias rencillas internas, heridas varias entre aliados y miradas muy enfrentadas sobre el tema, más allá de la lectura optimista de la Casa Rosada, en las últimas horas, respecto del saldo de la discusión en el Senado.

 

El peronismo no kirchnerista fue otro espacio atravesado por las diferencias. Profundas, en algunos casos. Por caso, el presidente del bloque Justicialista, Miguel Angel Pichetto, fue uno de los promotores de la iniciativa que había tenido media sanción en el Congreso y se ofreció como negociador posible de modificaciones que asegurasen su aprobación. De los 24 integrantes del interbloque Argentina Federal, doce votaron a favor, 11 en contra y uno de los senadores del espacio se abstuvo: el santafesino Omar Perotti, que había propuesto un proyecto alternativo que contemplaba la despenalización, sin legalizar.

 

“He recibido gran cantidad de mensajes que en nombre de Dios me descalificaban. Me la pasé esquivando crucifijos. Un sector de la Iglesia que quizá cuando nos desaparecían, torturaban, daban vuelta la cara, o cuando torturaban y violaban a nuestras compañeras desaparecidas miraban para otro lado”, sostuvo el entrerriano Pedro Guastavino, que votó a favor de la interrupción voluntaria del embarazo, con denuncias por presiones. “En los países más desarrollados se ha llevado adelante esta ley hace muchos años porque saben que es un crecimiento en la defensa de los derechos humanos que no se puede parar más”, señaló el cordobés Carlos Caserio, también a favor. Entre los peronistas federales que se manifestaron en contra estuvieron el expresidente Carlos Menem, el sanjuanino Rubén Uñac, el salteño Rodolfo Urtubey y la catamarqueña Inés Blas. Esta última senadora es presidenta de la Comisión de la Banca de la Mujer y puso a disposición su renuncia a ese cargo en su discurso.

 

En ese sentido, uno de los momentos de polémica lo protagonizó Urtubey. Al defender una propuesta de despenalización “por causas” específicas del aborto, el salteño y hermano del gobernador de esa provincia marcó diferencias entre casos de violación y otros en los que ese hecho delictivo “no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer”, como el abuso intrafamiliar. Esa afirmación generó fuerte rechazo y tuvo que salir a aclarar sus dichos en el recinto un rato más tarde.

 

Afuera, el festejo de los sectores que estaban en contra del aborto legal y la tristeza de los que estaban a favor, bastante más multitudinarios. Que, de todos modos, dieron un paso importante en el debate público.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *