El sector maderero prevé una caída del 8%

Según Faima, las principales urgencias se observan en el rubro muebles y en el segmento de aserraderos pequeños

 

La industria de la madera y muebles está atravesando una delicada situación, dada la menor actividad caída de ventas en el mercado interno y fuerte aumento de costos, según lo reflejó un nuevo informe de coyuntura del Observatorio Faima (Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines) de la industria de la madera y el mueble. Tan es así que para este año, se espera una caída del bloque en torno al 8%.

 

Tras un 2017 que mostró una tibia recuperación que no alcanzó a compensar la caída de 2016, la producción del bloque de madera y muebles inició el 2018 con una suba de 3,3% en el primer trimestre según los últimos datos disponibles. No obstante, indicaron que las encuestas relevadas entre junio y julio a las 28 cámaras madereras agrupadas por Faima arrojaron un fuerte cambio en las expectativas con una inclinación negativa sobre la evolución de la actividad, en línea con el cambio de ciclo económico general.

 

Según consignaron, la caída de ventas en el mercado local que superaría el 10% en 2018, sumada a los aumentos de costos asociados a las tarifas de servicios, altas tasas de interés y algunos insumos dolarizados, condicionan la rentabilidad del sector, que según las cámaras, es casi nula. En este sentido, resaltaron que “se deterioraron las expectativas de inversión”.

 

Por sector

 

En cuanto a la situación de los subsectores del bloque de madera y muebles, Leandro Mora Alfonsín, director ejecutivo de Faima y responsable del Observatorio afirmó: “El bloque presenta una dinámica heterogénea hacia adentro, mientras que las principales urgencias se observan en el rubro muebles y en el segmento de aserraderos pequeños”. Por su parte, Pedro Reyna, presidente de la federación, expresó que “en la micro sectorial, las principales preocupaciones pasan por el financiamiento de la demanda para sostenimiento del consumo, el financiamiento de empresas tanto en capital de trabajo como inversión, la carga impositiva y el incremento de las importaciones”.

 

En el mundo

 

De acuerdo al Observatorio de Faima, en los primeros seis meses del año se registró un notable incremento de las importaciones que condiciona el mercado desde 2016. Al respecto, detallaron que las importaciones de muebles, asientos y colchones crecieron 20,3% en dólares y 15,3% en cantidades; mientras que en el rubro de madera aserrada y tableros el incremento fue de 24,9% en dólares y 29,3% en cantidades. Las posiciones de mayor crecimiento fueron cajones, envases y pallets (+165%), tableros de fibra de madera (+96%) y asientos con armazón de metal (+65%).

 

A nivel global, según el Observatorio, Estados Unidos y China explican más de la mitad de la producción mundial de muebles, ya que concentran eslabones de mayor agregación de valor en la cadena. En este sentido, según indicaron, las exportaciones mundiales son dominadas por China, en un mercado que mueve US$ 132.000 M (1% del comercio industrial global). Mientras que el principal importador es Estados Unidos, seguido de Europa Occidental.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *