El riesgo país subió casi 100% en 2018

El viernes, los bonos argentinos volvieron a sucumbir y muestran rendimientos superiores al 11%. ¿Cómo sigue la tendencia?

La economía cayó 6,7% en junio y tuvo su mayor desplome en la era Macri

 

El viernes, los bonos argentinos volvieron a sucumbir y muestran rendimientos superiores al 11%. Esto denota una situación de estrés financiero inédito y genera mucha preocupación entre los inversores. El riesgo país, el indicador que elabora el JP Morgan, subió 10,40% el viernes hasta los 700 puntos básicos, el máximo desde febrero de 2015. Pero el dato que pinta de cuerpo entero esta situación, que no es novedosa lamentablemente, es que el riesgo trepa 99,43% en lo que va de este año. Es el que más sube en el universo emergente, incluyendo Turquía, que avanza 88% en 2018.

 

En comparación con los países de América Latina, el descalabro local es notable. Por ejemplo, el riesgo de Brasil es de 301 puntos (o sea Argentina tiene más del doble), Uruguay tiene 185 puntos; mientras que Colombia y Perú tienen 195 y 135 unidades, respectivamente.

 

El único país de la región y del universo emergente que le gana en términos del nivel de riesgo es Venezuela, cuyo EMBI cotiza a 5.284 puntos y sube tan sólo 9% este año. Es, igualmente, un país completamente aislado de los mercados financiero que no sirve como parámetro.

 

De hecho, el promedio del mundo emergente está viendo subir su nivel de riesgo en 28,57% en lo que va del año para un nivel de 423 puntos básicos.

 

Según GMA Capital, desde el jueves pasado el malestar se trasladó con ferocidad al espectro de los bonos. Los instrumentos del tramo largo acusan desvalorizaciones de hasta 13,5% en la última semana y media. Pero lo más notorio fue, sin dudas, el golpe de más de 6% que sufrieron los bonos más cortos como el Bonar 2020 (AO20) y Bonar (2024).

 

“Una de las consecuencias fue una ampliación en la brecha entre las tasas que ofrecen las Letras y bonos que vencen durante el mandato de Mauricio Macri y los de mayor plazo. La señal no es buena: el mercado parece no solo huir de los bonos más allá de 2019 (independientemente del resultado de las elecciones presidenciales), sino que empieza a poner en precios ciertas dudas sobre la capacidad de pago de los títulos de mediano plazo”, acota el último informe de GMA.

 

Desde Allaria Ledesma, una de las sociedades de Bolsa más importantes del país, dicen que “en un universo paralelo” los bonos argentinos continúan cayendo, y el riesgo país alcanza niveles máximos de los últimos tres años. “Más que reducir su exposición a Argentina, parecería directamente que los inversores no quieren tener activos locales”, aseveran.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *