El debate sobre el aborto seguirá

El Senado rechazaría hoy la sanción de Diputados, pero el tema se mantendrá en la agenda pública y obligará a los futuros candidatos a definirse sobre la cuestión

 

De acuerdo a lo anticipado por los propios integrantes del cuerpo, el Senado rechazará hoy el proyecto sobre interrupción voluntaria del embarazo (IVE) que llegó en revisión desde la Cámara de Diputados. De todas maneras, la votación en el Congreso no dará por terminada la cuestión. Es impensable que un tema que generó tanto debate en la sociedad, que tuvo un prolongado tratamiento en el Congreso y que motivó grandes movilizaciones vaya a desaparecer del escenario político. Además, dejará sus huellas en todos los espacios.

 

A diferencia de lo ocurrido con los diputados, a medida que se acercaba el tratamiento del proyecto en el recinto fue creciendo el voto celeste entre los senadores. Pero al igual que en la Cámara baja, las divisiones no se dan tanto por pertenecía partidaria y menos todavía por género, sino por edad y procedencia geográfica. Entre los legisladores de las provincias del norte del país y de mayor edad predomina el voto celeste. Entre los que representan a los distritos del centro y del sur y entre los legisladores más jóvenes, el verde es mayoría.

 

Luego de la votación en el Senado pueden quedar secuelas en el interior de cada fuerza política por la dureza con las que se defendieron las distintas posiciones. La tarea de cerrar rápidamente la brecha no será igual en todos los espacios porque dependerá de los grados de cohesión y fragmentación registrados.

 

El mayor desafío para restañar heridas lo tendrá Cambiemos dada la heterogeneidad en el comportamiento de sus legisladores

 

Los antecedentes

 

En Diputados, hubo bloques cuyo comportamiento fue casi homogéneo. Siete de los ochos diputados de la Coalición Cívica votaron en contra de la IVE y también la mayoría de los legisladores del peronismo federal. Mientras que en el FpV predominaron claramente los votos a favor que a su vez fueron unánimes en la izquierda.

 

El mayor desafío para restañar heridas lo tendrá Cambiemos dada la heterogeneidad en el comportamiento de los legisladores que conforman el interbloque porque el 60% de los diputados radicales votó a favor mientras que el 69% de los del PRO lo hizo en contra. Pero mientras en el bloque radical los legisladores con mayor peso votaron a favor, en el bloque del PRO hubo figuras muy influyentes defendiendo una y otra posición. Daniel Lipovetzky y Silvia Lospennato fueron militantes activos del voto verde mientras que Carmen Polledo, Nicolás Massot y Pablo Tonelli trabajaron activamente por la negativa. A su vez, dos ministros que concurrieron a dar su visión al Congreso lo hicieron a favor de la IVE mientras que María Eugenia Vidal se ubicó en la posición opuesta.

 

En el Senado, por el contrario, el principal problema lo tendrá el radicalismo porque el 75% de sus senadores anticiparon su voto en contra. Es inevitable que eso deje marcas porque distintos sectores internos se manifestaron públicamente de manera crítica sobre la posición de mayoría de los senadores. Un partido que se define como progresista y socialdemócrata pero cuyos representantes en el Congreso votan de esa manera es, cuanto menos, una curiosidad. En el caso del PRO el voto en el Senado estará más repartido aunque la presidenta del cuerpo, Gabriela Michetti, expresó públicamente las posiciones contrarias a la despenalización del aborto más extremas que se hayan escuchado.

 

El tema tomó una dimensión tal que, inevitablemente, formará parte de la agenda de debate público en los próximos años

 

En cuanto al presidente Macri, su imagen quedará relativamente fortalecida luego del trámite parlamentario porque habilitó un debate que todos los sectores, cualquiera fuera su posición sobre el fondo de la cuestión, consideraban necesario y que los gobiernos anteriores habían decidido evitar.

 

En la mayoría de los países, los partidos tienen una posición frente a este tema. En Argentina eso no ocurre lo mismo porque todos los partidos pregonan la libertad de conciencia de los legisladores como pasó con el matrimonio igualitario. De todas maneras, el corte ideológico existe porque es evidente que los que tienen posiciones más conservadoras en los distintos temas se inclinan, en la mayoría de los casos, por el voto negativo al aborto y viceversa. Hasta ahora las cuestiones divisorias en Argentina fueron otras y por eso podría pensarse que más allá de la intensidad con que se hayan defendido las diferentes posturas, la política volverá a ordenarse alrededor de sus ejes tradicionales.

 

Sin embargo, el tema tomó una dimensión tal que inevitablemente formará parte de la agenda pública en los próximos años. Dejó de ocupar para siempre el lugar de que las cosas de las que no se habla o de las que nunca encuentran el momento adecuado para ser debatidas. Y no puede descartarse que los partidos asuman una posición formal al respecto, que los candidatos manifiesten su posición en las próximas campañas electorales y que los ciudadanos la tomen en cuenta a la hora de definir su voto

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *