El BCRA admitió que el crédito se desplomó en julio

El combo devaluación y recesión pegó fuerte sobre la demanda de créditos

 

El combo devaluación y recesión pegó fuerte sobre la demanda de créditos, que en julio se hundieron 0,9% mensual (versus una inflación estimada en 3%) y apenas avanzaron 15% interanual. Si se suman las financiaciones en dólares, la caída mensual fue de 1,6%. Los adelantos fueron las únicas líneas que avanzaron.

 

Además, tal como mostró ayer el BCRA a través del Informe Monetario Mensual correspondiente a julio, los préstamos hipotecarios dejaron de crecer en términos reales después de 18 meses de evolución positiva y consecutiva. Los UVA siguieron representando el 90% de los otorgados a personas físicas, pero los montos otorgados cayeron desde un promedio diario de $ 700 millones en abril a $ 230 millones en julio. Por su parte, los préstamos con garantía prendaria disminuyeron en julio 2% en términos reales y ajustados por estacionalidad.

 

Respecto a la tasa de interés, el BCRA detalló: “En general, en julio, las operaciones a tasa fija se pactaron a tasas superiores a las de junio, mientras que las operaciones denominadas en UVA se concertaron a tasas reales similares a las del mes previo. Se otorgaron a una tasa de interés promedio ponderada por monto de 6%”.

 

Al observar el Informe Monetario de julio, y “al desagregar los montos otorgados (nuevos préstamos) en pesos al sector privado incluidos en las líneas de documentos, hipotecarios, prendarios y otros según su destinatario, se aprecia que la mayor parte de la desaceleración de los últimos meses estuvo relacionada principalmente con los otorgados a las personas humanas, que habían estado impulsados por los hipotecarios en los meses previos”.

 

Por otro lado, “en lo que respecta a los préstamos otorgados a las personas jurídicas, en términos reales, se observa que los correspondientes a las empresas de mayor tamaño no variaron significativamente en el transcurso de 2018, aunque el promedio de financiaciones de los primeros 7 meses de este año fue 7% superior al del mismo período de 2017”.

 

Aunque la cuestión fue distinta para las Pyme: “En el caso de las financiaciones a las Pyme, si bien el monto se mantuvo estable durante los dos últimos meses, disminuyó 8% al comparar lo acumulado en 2018 respecto a igual período del año pasado”. Por último, las financiaciones con tarjetas de crédito a las familias retrocedieron 0,5% en términos reales y sin estacionalidad.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *