Dujovne admitió que “los cuadernos” impactarán en el crecimiento

A mediano plazo, sin embargo, los efectos serán positivos y contribuirán “a una Argentina más transparente”

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, con creciente influencia dentro del Gabinete del Presidente, dialogó en extenso con el diario Clarín. A continuación, las declaraciones más relevantes.

 

  • La semana que pasó. “Fue una muy buena semana porque avanzamos con medidas concretas que impactan en el Presupuesto 2019. Cuantas más señales podamos dar en términos de que el déficit de 1,3 % del PIB para el año que viene está asegurado, mejor reaccionará la economía. Me gustaría destacar además dos aspectos de los anuncios de esta semana: un ajuste por $ 55.000 millones y el trabajo con gobernadores y ministros de provincias que cimentó la base para poder tomar estas medidas como la del Fondo Solidario Sojero, la eliminación de los reintegros a las exportaciones y la suspensión de la rebaja a las retenciones de harina y aceite de soja. Las medidas que anunciamos eran las que tenían más consenso con las provincias y generaron comprensión de los gobernadores. No podemos pedir apoyos, pero sí entendimiento. Y lo logramos”, dijo.

 

  • Las retenciones. “No se modificó nada. En diciembre de 2019 las retenciones estarán en el lugar donde se prometió. Quitamos la distorsión entre poroto y aceite que no tenía justificativo y que generaba una distorsión”, explicó.

 

  • ¿Cómo sigue el billete? “La política cambiaria la decide el BCRA. También las metas de inflación. Lo que sí puedo decir es que Argentina tiene un esquema económico que a grandes rasgos es la convergencia al equilibrio fiscal, integración al mundo y tipo de cambio flotante. Dentro de ello el peso fluctúa. La tarea del BCRA es congeniar esas fluctuaciones con su meta de inflación”, explicó y agregó: “El peso se depreció igual al real en términos reales y algo menos que la lira turca. Evidentemente hay un cambio de contexto y menos financiamiento para emergentes. A los que no terminamos de hacer las reformas nos impacta más la turbulencia global, en el precio de la moneda y en la inflación”. Sobre el capítulo cambiario-monetario, concluyó: “El problema es que acá se estafó al ahorrista en pesos durante décadas. Y el proceso para recuperar al peso como reserva de valor llevará años. Desde el primer día tenemos un BCRA que busca preservar el valor de la moneda en términos reales, con tasas positivas para que se pueda confiar en el peso y no licuarse. Claro que el traspaso a precios de la suba del dólar es mucho más alto que en países donde hacen los deberes hace 20 años. No podemos hacer otra cosa que persistir en este camino. No hay atajo. Si hoy teníamos un tipo de cambio fijo no hablaríamos de la inflación sino del desempleo”.

 

  • ¿Alcanzarán los dólares en 2019? “El programa financiero del año que viene tiene que renovar las amortizaciones de la deuda con el sector privado denominada en legislación extranjera por US$ 2.800 millones y colocar en términos netos en el mercado local el equivalente a US$ 7.500 millones. Es el programa financiero más chico de Argentina en muchos años y perfectamente manejable”, dijo, categórico, el ministro y agregó que no pedirá un adelanto de los desembolsos del FMI.

 

  • Riesgo país. “Magia no hay. El riesgo bajará de la mano de que los fundamentos son sólidos. Más que explicar y hacer roadshows el mercado está viendo cómo cerramos el Presupuesto 2019 y el tamaño del déficit de la cuenta corriente. Es natural para una economía que se reequipa que haya crecido tanto este rojo. En este nuevo contexto con menos financiamiento estamos yendo a un ajuste del déficit de la cuenta corriente de balanza de pagos sin una gran recesión. El déficit habrá pasado de 4,9% del PIB en 2017, a 4,7% en 2018 y a 3,1% en 2019”, sostuvo.

 

  • La meta de inflación con el FMI. “Es una meta que está escrita y no puedo desmerecerla. Pero creo que el núcleo del programa es fiscal. Algo clave es que tenemos tipo de cambio flotante. Y si la moneda se deprecia los precios se moverán. Hubo una devaluación en los países emergentes y es el motivo concreto por el que el peso se ha depreciado y presiona sobre la inflación”, dijo y cree que se puede cumplir la meta máxima de 32%.

 

  • Salario real. “Las paritarias son libres, en el sector privado no hay trabas. Todos tienen cláusulas de revisión que operan entre septiembre y noviembre. Lo que hicimos fue emitir un decreto de homologación rápida de 5 puntos a cuenta. Generó un aumento en los privados que amortiguó la caída del consumo. En el Estado nos vemos forzados a mantener una paritaria muy restrictiva en un marco de ahorro general”, sentenció.

 

  • La economía del 2019. “Creo que la economía llegará con una inflación sustantivamente menor a la de este año, una actividad al alza empujada por el sector exportador que crecerá 17%, la inversión acompañando aunque para eso necesitamos que baje la incertidumbre por lo de los cuadernos y que los salarios reales se recuperen. Las prestaciones sociales van a crecer de la mano de la desinflación. La economía va a tener un crecimiento punta a punta sólido”, añadió.

 

  • Los cuadernos. “Los eventos recientes de los cuadernos son muy positivos para construir una Argentina que destierre la corrupción y construir un país más transparente. Pero en el corto plazo la incertidumbre que genera para quienes financian la inversión e invierten tendrá un impacto que será corto pero que evidentemente pesará en el crecimiento de este año”, dijo Dujovne y agregó que “estamos trabajando para que los PPP puedan seguir”, aunque reconoció que “tenemos que retocar algunos aspectos contractuales, donde haya alguna cuestión jurídica que deba ser subsanada para continuar con los proyectos adjudicados”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *