Caputo, sin margen para aflojar la tasa

Mañana el Consejo de Política Monetaria del BCRA tomará una nueva decisión de tasa

 

Por Mariano Cúparo Ortíz

 

Mañana será otro capítulo interesante en la lucha del BCRA por contener a la inflación, lo que se traduce, más que nunca en esta coyuntura, en la lucha contra la devaluación del tipo de cambio: el Consejo de Política Monetaria tomará la decisión de tasa de referencia, es decir la del centro del corredor de pases a 7 días, de agosto. Con la inflación desacelerándose pero aún en torno al 3% en julio y también en agosto (las tarifas vuelven a meterse en el medio) y con las expectativas creciendo hasta bordear el techo de las metas de 2018 y 2019, no hay margen para una baja.

 

Ese escaso margen es más claro si se toma en cuenta que el BCRA tuvo que reducir su venta diaria de dólares para llegar con los dólares pactados al nuevo desembolso del FMI. Si hasta ahora la tasa se estuvo sobreexigiendo, sería esperable que el escenario no cambie con este nuevo panorama que surgió como novedad durante la semana pasada, cuando el BCRA comunicó su menor participación vendedora. Los analistas afirman que el apretón monetario se siente sobre la actividad pero no hay margen para aflojar sin que el dólar tenga nuevas presiones.

 

Dar el golpe

 

Desde SBS Fondos, que hasta hace semanas era dirigido por el hoy vicepresidente del BCRA, Gustavo Cañonero, sostuvieron durante el fin de semana que con “las expectativas que se mantienen lejos de las metas, la inflación que habría cerrado julio en torno al 3% y 31% interanual, y un aumento de la esperada para este año a 31,8% y para 2019 a 20,6%, el BCRA decide tasas sin espacio para relajar su postura”. E incluso se animaron a redoblar: “Es el momento de dar el golpe”.

 

Para SBS Fondos, el BCRA debe mantener su posición hawkish a pesar del apretón monetario que se está observando, que por la vía de la recesión busca hacer aflojar la demanda sobre el dólar. Sostuvo: “La evolución de los agregados comienza a quedar considerablemente por debajo de la inflación de los últimos doce meses, en un movimiento que excede lo que puede explicarse por la contracción de la economía. Puntualmente, los datos diarios muestran que el circulante en poder del público cerró julio creciendo al 15,5% interanual, en una marcada desaceleración respecto del 21,1% interanual con el que había cerrado junio. A pesar de que los agregados monetarios siguen desacelerándose marcadamente, las expectativas de inflación se mantienen lejos de las metas”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *