Calma económica e incertidumbre política en Brasil

Los pronósticos económicos siguen estables mientras la incertidumbre electoral continúa elevada

 

En Argentina se mira con mucha atención lo que ocurre en Brasil porque es su principal socio comercial. En buena medida, las hipótesis de crecimiento de la economía argentina para 2018 se basaban en la recuperación de la brasileña, pero su desempeño está resultando inferior al esperado. Por otra parte, el proceso recesivo local impacta en el país vecino, como lo demuestran los últimos datos de intercambio comercial.

 

Un dato central que condiciona todos los pronósticos es la elección presidencial de Brasil, cuya primera vuelta se realizará el 7 de octubre. El rasgo distintivo es la falta de tendencias claras dado que ninguno de los candidatos supera el 20% de la intención de voto. Quien sí lo hace es el expresidente Lula, que supera el 30%, pero que no será autorizado a presentarse. Al frente en las encuestas continúa el exmilitar Jair Bolsonaro, que ayer eligió a Hamilton Mourao, otro ex militar, como compañero de fórmula con la intención de mostrar coherencia. Bolsonaro sostiene que “Brasil necesita remedios fuertes”, y su discurso tiene todos los condimentos de la derecha autoritaria.

 

El resto de los candidatos tienen intenciones de voto de alrededor del 10%. Ese grupo lo integran la ecologista Marina Silva, el centrista Gerado Alckmin y, a la izquierda de ellos, Ciro Gomes. En el caso del PT, todo indica que finalmente el candidato será Fernando Haddad y falta saber cuánta de su popularidad podrá transferirle Lula para lograr colocarlo en la segunda vuelta.

 

Los pronósticos económicos

 

Los pronósticos de los analistas del mercado que consulta semanalmente el Banco Central de Brasil (BCB) para elaborar el informe Focus se mantuvieron muy estables. La suba del Indice de Precios al Consumidor esperada para 2018 es de 4,11% y para 2019 de 4,10% y, por lo tanto, en ambos casos se cumpliría con la meta de inflación, cuya tasa central es de 4,50% este año y de 4,25% el próximo. Mañana se conocerá el dato de inflación de julio.

 

En materia de crecimiento se conservaron las proyecciones de la semana pasada de una suba del PIB de 1,50% en 2018 y de 2,50% en 2018. Sólo hubo un leve ajuste en el caso del incremento de la producción industrial de este año, que pasó de 2,91% a 2,85%. Para 2019 se mantuvo en 3%. De todas maneras, algunos analistas destacan que en las últimas semanas las proyecciones sobre el nivel de actividad se estabilizaron y no hay más correcciones a la baja como las que se produjeron durante junio.

 

A su vez, se estima que el dólar se cotizará a 3,70 reales a fin de año y que el saldo positivo de la balanza comercial en 2019 alcanzará a US$ 58.000 millones, apenas inferior al que se proyectaba una semana atrás.

 

La industria automotriz

 

En julio se vendieron 217.500 autos en Brasil, 17,7% más que en el mismo mes de 2017 y en los primeros siete meses de 2018 se colocaron 1.380.000, 14,9% por encima del mismo período del años pasado.

 

Por otra parte, la producción de vehículos alcanzó a 245.800, superando en 9,3% al registro de julio de 2017 y en la comparación de los primeros siete meses, la suba llegó a 13%.

 

Estos datos demuestran que la industria automotriz brasileña está en proceso de recuperación.

 

El único aspecto negativo es el de las exportaciones, que en julio cayeron 21,7% con relación al mismo mes de 2017 y el retroceso en el acumulado en los primeros siete meses fue de 2,8%. Los empresarios del sector explicaron que la caída fue consecuencia de la reducción de la demanda en Argentina y, en menor medida, en México.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *