Bomba política modifica la agenda, pero no esconde las señales recesivas

Mientras la bomba política de los “cuadernos de la coima” tiene un sinfín de derivaciones, los datos de la economía siguen mostrando una tónica recesiva

 

Por Leandro Gabin 

 

La bomba política que estalló con los “cuadernos de la coima” tiene un sinfín de derivaciones que todavía no se conocen pero que, con el tiempo, empezarán a gravitar en la economía. La primera, y no menor, es la chance real o no de que Cristina Fernández de Kirchner pueda ser candidata en 2019. “Si no la meten presa, tal como le pasó a Lula en Brasil, va a ir sin lugar a dudas”, especulan en los ámbito políticos.

 

Para los mercados podría ser una muy buena noticia que el riesgo al populismo que representa CFK pueda evitarse lo antes posible. Sin la expresidenta en contienda para las presidenciales que viene, no hay peronista que comulgue con esas ideas con oportunidad de hacerle sombra a Mauricio Macri. Ni Miguel Angel Pichetto ni Sergio Massa, según la visión de los consultores políticos, tendrían chances ante el Presidente. Más allá del deterioro de la imagen de Macri y la crisis económica, se cree que prevalecerá el voto “continuidad” antes que algunos de estos referentes de escaso vuelo a nivel nacional. En el pelotón de los que podría salir ganando con este escándalo de corrupción, fiel retrato de la década kirchnerista, es Juan Manuel Urtubey, un candidateable del peronismo moderado.

 

“Para el mediano plazo la noticia es buena. Muestra lo que era la forma de hacer negocios en la era K, con el clásico capitalismo corporativo, donde arreglaban los políticos, los sindicalistas y los empresarios-lobbistas de las cámaras (UIA y CAC). Y le mete otra mancha más al kirchnerismo. De corto plazo, el mercado se frena porque no saben quien está metido en el ‘mensalao’. Y si les puede afectar a algunas cotizantes”, explicaba un importante ejecutivo financiero con estrechos lazos con el mundo empresario.

 

En la lista de los complicados con la causa, en el universo de las compañías, están Francisco Valenti, ex vicepresidente de
Industrias Metalúrgicas Pescarmona (Impsa) y Juan Carlos Goycochea, de la compañía Isolux. También está Héctor Javier Sánchez Caballero, ex CEO de IECSA la constructora que Angelo Calcaterra, primo del presidente, Macri, Carlos Wagner, de la empresa Esuco y ex presidente de la Cámara Argentina de la ConstrucciónGerardo Ferreyra, dueño de la constructora Electroingeniería; Carlos Mundín, dueño de la firma BTU; Jorge Guillermo Neira, exdirector del Grupo Eling S.A; Armando Losón, presidente del Grupo Albanesi y Claudio Javier Glazman, director de Sociedad Latinoamericana de Inversiones S.A.

 

La preocupación obvia es hasta donde llegará el alcance de las detenciones y todo lo que pueda venir después de esto. ¿Serán los únicos implicados o hay más empresarios manchados por la corrupción K?

 

Por otro lado, la economía empieza a mostrar en números la recesión que en otro momento era tapa de los diarios y que ahora, seguramente en la agenda mediática, ocupará un segundo lugar.

 

  • La industria cayó 8,1% interanual en junio de 2018 y acumuló un alza de 1% en el primer semestre
  • La construcción bajó 0,1% interanual en junio de 2018 y acumuló una suba del 10,9% en el primer semestre
  • La recaudación impositiva de julio sumó $ 293.894 millones con un crecimiento del 23,8% respecto de igual mes de 2017, menor a la inflación anual estimada arriba del 30%
  • El mes pasado, los préstamos al sector privado se desaceleraron significativamente, hasta una variación de sólo el 0,8% mensual. Luego de aumentar 2,3% en mayo y 1,8% en junio, los datos confirman una desaceleración en el mercado de créditos

 

Todo esto muestra claramente que la recesión ya se empezó a sentir y que estos números son los primeros de una seguidilla que habrá que esperar. Algo de eso mostró el REM que publica el Central. Las consultoras ya ven a la inflación en 32% y hay altas chances de que el Gobierno tenga que ir al board en Washington para pedir un waiver por el incumplimiento de la “banda externa” de la meta acordada con el organismo. Todo un papelón.

 

Por lo pronto, el martes habrá reunión del Consejo de Política Monetaria del BCRA. El consenso es que no tocarán las tasas hasta septiembre dado que liberaron un poco más el dólar al haber bajado las ventas que realizan por parte del Tesoro. A partir del lunes serán US$ 50 millones diarios. Algunos ven este movimiento como algo positivo en el marco de enviar una señal de que en lo financiero, está todo controlado. No deja de ser jugada la medida ya que cualquier resfrío en el exterior puede obligar a cambiar de plan y tener que vender más dólares. Se verá.

 

Volviendo a la reunión por las tasas, la misma tiene una novedad. Ya fueron expulsados oficialmente dos hombres de Federico Sturzenegger que participaban de las decisiones, como Mariano Flores Vidal (Gerente General) y Agustín Collazo (el que maneja la mesa de dinero del BCRA). Ya no emitían opinión pero ahora quedaron fueron del organigrama oficial. La decisión sobre el rumbo de las tasas quedará en manos de Luis Caputo y Gustavo Cañonero. Más importante será ver el rumbo de las tasas de las Lebac en el mercado secundario que dejaron de caer y se estacionaron en 46,80% para la que vence en 13 días cuando Reconquista 266 tenga que renovar $ 534.000 millones. Se volverá a hablar de otro vencimientos relevante con la mira en el alto costo de rollear parte importante de esas Letras.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *