“Vaca Muerta es el gran proyecto de Argentina”

6 de julio, 2018

 

Por Juan Manuel Antonietta

 

Ayudar a quien te ayuda”. Esa frase de Roberto Rocca fue la que inspiró a que su hijo, Paolo, haya inaugurado hace cinco años una escuela técnica de primer nivel que busca reposicionar el valor de este tipo de formación. El Economista estuvo presente ayer en el quinto cumpleaños de la Escuela Técnica Roberto Rocca y la recorrió acompañado del director Ludovico Grillo, dirigentes de Tenaris y alumnos. Más tarde dialogó con Javier Martínez Alvarez, CEO de Tenaris Cono Sur, sobre la situación energética del país.

 

La escuela forma parte de una serie de programas que despliega el Grupo Techint con el afán de relacionarse con las comunidades en las que se encuentran sus empresas. Ayudar a quien te ayuda implica para los directivos que el crecimiento del proyecto industrial crezca a la par de la comunidad para que ambos se potencien mutuamente. Así, el Grupo Techint pone el foco de su accionar en mejorar la educación y fomentar la cultura industrial.

 

La situación energética

 

En diálogo con este diario en el comedor de la escuela, Martínez Alvarez señaló que “la empresa se encuentra constantemente en la búsqueda de mejorar la productividad”. Respecto de Vaca Muerta, opinó que “es el gran proyecto de Argentina”, y agregó que “tiene ventajas competitivas absolutamente únicas”.

 

Sobre el desafió de recuperar el autoabastecimiento energético, el CEO de Tenaris Cono Sur dijo que “el precio del petróleo hoy es adecuado y hace viable la explotación del yacimiento, y el gran desafío es potenciar la infraestructura”.

 

El directivo fue muy elogioso con el plan del Gobierno de finalizar el tren que recorre el trayecto de Bahía Blanca hacia Añelo, el pueblo más cercano a Vaca Muerta. “Es una buena inversión estratégica del Estado. El Gobierno puede obtener muchos retornos ya que se incentivará el comercio y será menos contaminante”, sostuvo.

 

“Una vez que se escale la primera montaña, el resto es cuesta abajo”, explicó sobre la necesidad de profundizar la inversión en infraestructura en estos años y agregó que “el Estado debe invertir en actividades en las que se proyecte un retorno futuro al país, y en la energía yo creo que hay uno venturoso”.

 

“Argentina fue toda su historia un país con energía barata y abundante. Es sorprendente como se revertió la balanza energética de los US$ 6.000 millones de superávit a un déficit que alcanzó los US$ 9.000 millones”, expresó y sostuvo que “se logró destruir en unos años algo similar a lo que exporta el complejo cerealero”. Para el CEO, esa gran pérdida habla de la potencialidad del sector, que puede de recuperar capacidad productiva y volver a exportar energía como en sus épocas de esplendor.

 

Sobre la maduración de las inversiones, afirmó que “este verano Tenaris va a comprar el gas más barato de los últimos diez años y va a sobrar”. Si bien aclaró que la demanda en invierno todavía no está cubierta, el ingeniero industrial manifestó que “a futuro, para viabilizar Vaca Muerta, Argentina debería exportar gas en verano”. Las opciones podrían ser retomar el comercio con Chile, que se interrumpió cuando el país dejó de poder cumplir con sus compromisos, además de buscar acuerdos con otros países limítrofes como Uruguay y Brasil. “Otra opción a evaluar seriamente es la posibilidad de entrar en el negocio del gas licuado para exportar en verano”, agregó.

 

Sobre la reciente devaluación, aseguró que ayuda a la competitividad industrial, pero que “la previsibilidad macroeconómica es muy importante para inversiones de gran magnitud”.

 

Acerca de la guerra comercial que emprende Estados Unidos, y que produjo que el Gobierno estadounidense planteará la posibilidad de poner aranceles a los caños sin costuras de la empresa, el ejecutivo resaltó que la negociación de Argentina fue muy buena y está tranquilo con el cupo exportador que se obtuvo (135% del promedio de los últimos tres años).

 

“Hay que tener paciencia y tener una política de largo plazo de energía porque hay un gran potencial”, concluyó optimista.

 

La escuela

 

La Escuela Técnica Roberto Rocca cuenta con un equipamiento de punta, con pantallas interactivas en todas las aulas, tornos, salas de carpintería y una notebook por alumno. Además, presenta un seguimiento de toda la situación de los chicos de la escuela y una rigurosa evaluación docente que incluye filmación de clases, encuestas a alumnos sobre el desempeño docente y evaluaciones periódicas de los coordinadores de área y directivos.

 

 

La tasa de ausentismo de los estudiantes fue de 4% en 2017 y tan sólo del 1% en el caso de los docentes. Uno de los ejes de la escuela es el Aprendizaje Basado en Proyectos, un mecanismo por el que se integran varias disciplinas en proyectos como pueden ser la confección de un auto ecológico.

 

Si bien la escuela es de carácter privado, todos los chicos cuentan con becas que financia el Grupo Techint y en los procesos de admisión se tienen en cuenta las condiciones socioeconómicas de los alumnos. Cerca del 30% de los estudiantes poseen una beca del 100%. La inversión total del grupo en la escuela creada en 2013 asciende a US$ 40 millones.

 

Además de la escuela, la empresa colabora con la comunidad con diversos programas de becas al mérito, voluntariados que refaccionan instituciones educativas y programas de extensión en otras escuelas de la zona. Más de 23 establecimientos educativos de la zona Campana- Zárate fueron fundadas por el Grupo Techint. Ayudar a quien te ayuda. Sobre eso se trata.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *