Trump quiere que los aliados aporten más

12 de julio, 2018

El peligroso “vamos por todo nuclear” de EE.UU. en Irán

 

Como se preveía, en Bruselas, Donald Trump les pidió a sus aliados de la OTAN que hagan un aporte mayor a la defensa común. A su juicio deberían duplicar los fondos que tienen previsto destinar a ese fin. Primero sostuvo que el objetivo no podía ser llegar al 2% del PIB sino que debía llegar a 4% y posteriormente sostuvo que el 2% debía comprometerse inmediatamente. Según Trump, Estados Unidos destina el 4,2% de su PIB a gastos en defensa mientras que la OTAN los estima en 3,6%. De los 29 miembros de la OTAN, 15 destinan menos del 1,5% de su PIB en defensa, 8 deben llegar al 2% a fin de este año y 18 tendrían que alcanzar ese porcentaje en 2024.

 

No obstante las diferencias que se encargó de dejar en claro, Trump firmó junto a los otros jefes de Estado la declaración final que incluye una condena a Rusia por la anexión de Crimea.

 

Pero el presidente estadounidense no abandonó sus estilo confrontativo y afirmó que Alemania es “rehén de Rusia” dada su dependencia para la provisión de energía.

 

Ese mensaje de Trump, en alguna medida crítico de Rusia, apunta a relativizar las críticas que se le hacen por sentirse más cómodo con Vladimir Putin, con quien se reunirá en Helsinki, que con los aliados tradicionales de Estados Unidos. Busca también demostrar que, dada la dependencia de Alemania del gas de Rusia, él está en mejores condiciones que Angela Merkel para frenar a Putin.

 

Los funcionarios de Washington intentan sostener el predominio estadounidense en las instituciones globales pero Trump abandona, una y otra vez, ese libreto.

 

Los analistas políticos entienden que eso responde a una estrategia pensando en las elecciones de medio término que se realizarán en noviembre. Entre los votantes de Trump, los organismos multilaterales y algunos líderes extranjeros gozan de poca popularidad. Existe la percepción de que hay un orden global que es injusto con Estados Unidos en materia de comercio, seguridad e inmigración. Los cuestionamientos a la OTAN y a Europa son bien recibidos en la base electoral de Trump.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *