Tiempos de recesión, Wall Street bajo alerta y la esperanza oficial

La discusión económica pasa actualmente por dos cuestiones clave: cuanto durará la recesión y si el dólar dejará de ser una preocupación

Tiempos de recesión, Wall Street bajo alerta y la esperanza oficial

 

Por Leandro Gabin

 

La discusión económica pasa actualmente por dos cuestiones clave: una, cuanto durará la recesión y dos, si el dólar finalmente dejará de ser una preocupación en Argentina. En la primera cuestión, hay menos consenso que en la segunda. Si bien el Gobierno habla de que sobre el final del año ya se empezará a ver la recuperación, en el sector privado dudan de esa aseveración. Por ejemplo, Juan Luis Bour, de FIEL cree que el parate de la economía durará hasta el comienzo del primer trimestre del año que viene.

 

“Te pueden aparecer brotes verdes en algunos sectores como el agro, el turismo, etcétera. Pero tenés jugados dos trimestres a tres bastantes malos, y quizás el primero del año que viene para luego esperar la recuperación”, explicó Bour. La magnitud de la caída de la economía aún no está del todo ponderada, ya que dependerá de cuanto finalmente se pierda en términos de nivel de actividad este año. Por ejemplo, la consultora de Orlando Ferreres & Asociados estima una caída del PIB para el 2018 en torno al 1% mientras que en los despachos oficiales todavía mantienen cierto optimismo: en Jefatura de Gabinete se habla de un crecimiento del 1% mientras que en el Banco Central calculan también 0,4% arriba. Todo dependerá de cuanto se comprima la economía en los próximos meses.

 

La cuestión de hacia donde va la economía es tema de conversación en los bancos privados. Principalmente en los extranjeros, los que tienen que responder la batería de consultas de sus casas matrices. “Nos vuelven locos. Ya no sabemos como explicar lo que pasa acá. Por suerte ahora está un poco más tranquilo. Pero tenemos el antecedente de ser el peor del barrio”, describió un altísimo ejecutivo de una entidad extranjera, horas después de su último “conference call” con su casa matriz. Cuenta este economista con más de 24 años en la misma entidad, que la preocupación con el país en el exterior es notable. “¿Otra vez ustedes con quilombos?…no pueden creer afuera lo que pasó en la Argentina”, reseñó el banquero que, al menos, tiene una visión “constructiva” que le transmitió a su casa matriz. “Creemos que la economía pega la vuelta sobre fin de año y que en 2019 va a crecer entre 2,5% y 3%. Tenemos un view positivo porque hay varios sectores que van a traccionar. Quizás tarde un poco más que eso se vea en los grandes centros urbanos como Capital y Gran Buenos Aires, pero lo cierto es que la recuperación se va a hacer sentir”, vaticinó.

 

Si bien el Gobierno habla de que sobre el final del año ya se empezará a ver la recuperación, en el sector privado dudan de esa aseveración

 

La gran pregunta es, claro, si no habrá otro momento “disruptivo” que termine complicando aún más las cosas. En lo financiero, hay ciertos brotes verdes que el Gobierno se encarga de resaltar. La tan mentada paz cambiaria hizo que el dólar, desde que asumió Luis Caputo en el BCRA, cayera cerca de setenta centavos. Además, las tasas de las Lebac en el mercado secundario que supieron tocar el 55% ya están 10 puntos abajo de ese máximo. La letra más corta quedó en 44,90% y algunos creen que empatará con la tasa de pases, que sigue en 40% anual. Esto significa que el Gobierno no tiene que convalidar tasas tan exorbitantes para que los inversores no se vayan al dólar. De hecho, y si se mantiene la tranquilidad con el dólar, debería ceder aún más.

 

La tregua con el dólar permitió, además, que Nicolás Dujovne pudiera mejorar su performance en las distintas licitaciones de Letras en dólares que, no hay que olvidar, tiene planteado un roll over del 100% con el FMI que no venía cumpliendo. En la última subasta de Letras del Tesoro a 182 días con vencimiento el 25 de enero del 2019, Hacienda consiguió US$ 400 millones a una tasa del 3,75%, lo cual ha derivado en una tasa de adjudicación de las ofertas recibidas por Hacienda de 82%. “Es importante resaltar que la tasa negociada no sólo ha sido levemente inferior a las convalidadas en las licitaciones previas de Letras del Tesoro de similar duration sino que, adicionalmente, dicha tasa se ubica sensiblemente por debajo de la negociada en el mercado de bonos soberanos en dólares. En términos de la capacidad de rolleo de la deuda, el Gobierno ha salido airoso durante julio luego de dos meses previos con refinanciación de Letes del orden de 80% y 55%. En el mes que cierra, Hacienda ha rolleado la totalidad de los vencimientos y ha podido emitir un 11% adicional de valores nominales”, destaca Delphos Investment.

 

En Wall Street no están del todo convencidos con el escenario a futuro

 

Pero más allá de esta estabilización, en el exterior persisten dudas. En Wall Street no están del todo convencidos con el escenario a futuro. Daniel Chodos, jefe de estrategia de bonos soberanos de Crédit Suisse, explicó los tres factores que miran los inversores. Uno, que tan larga será la recesión; dos, si el Gobierno podrá cumplir las metas fiscales en 2019; y tres, si Mauricio Macri será reelecto.

 

“El tercer trimestre mostrará malos datos y el cuarto, veremos. Pero mientras más larga sea la recesión, el mercado va a incrementar la probabilidad de que alguien de la oposición pueda ser el nuevo presidente en 2019”, dice este economista argentino que se desempeñó muchos años en Nueva York pero volvió a Buenos Aires. “La Argentina dejó de ser el niño mimado de afuera. En ese sentido hay mucha desilusión con el Gobierno y el equipo económico”, disparó Chodos.

 

El tema electoral, según el economista de Crédit Suisse, será clave para los inversores. Más allá de los errores que haya cometido Cambiemos, el sólo hecho de que se discuta la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner (la pagadora serial de bonos pero que sigue siendo el cuco de los bonistas), genera escalofríos en Wall Street. “Inicialmente cualquier candidato que no sea Macri no va a ser positivo para el mercado. Pero creo que algún candidato de un peronismo pragmático no debería ser tan malo para el mercado”, aclaró Chodos.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *