Navegando en un mar de dudas

Lo mejor que se puede hacer es recomponer la previsibilidad y volver a alargar los horizontes de decisión: vivir en la duda no ayuda a revertir expectativas

 

Por Guido Lorenzo ACM

 

Un mar de dudas acecha, la incertidumbre se hace presente y la parálisis decisional no ayuda. Peor aún: las contradicciones dentro del Gobierno funcionan como un amplificador de la sensación de rareza en la que se encuentra inmersa la sociedad.

 

Las subas de encajes del BCRA parecen estar haciendo migrar el régimen de inflation targeting hacia uno de control de agregados en forma silenciosa y no explicitada porque, al subir los encajes bancarios, la liquidez en el sistema cae. El dólar se calma y las tasas se incrementan, así como también se siguen frenando las líneas de crédito de corto plazo y el financiamiento del capital de trabajo de las pymes. Sin embargo, el nuevo régimen monetario no se comunica abiertamente. Al mismo tiempo que el flamante ministro de Producción, Dante Sica, promete líneas de crédito subsidiadas, el BCRA eleva las tasas por encima del 50% en forma orgullosa. A las empresas se les pide que se alisten, pero el desconcierto es grande y la necesidad de salvataje requiere respuestas rápidas. Bancos públicos salen al rescate descontando cheques a la mitad de la tasa de mercado (creo que hemos pasado por esto antes…).

 

El ministro coordinador tiene suficiente trabajo para que se den estas anomalías y el coordinador económico en la Jefatura de Gabinete, Mario Quintana, parece estar cabizbajo luego de que su plan haya llevado a la economía a un lugar insólito.

 

Y nuevamente hay contradicciones. Mientras Marcos Peña dice que está como alternativa (pero casi desestimada), Guillermo Dietrich comenta que es viable un aumento del impuesto a los viajes al exterior que provoque un dólar diferencial al turismo, algo que trae más desconcierto aún en los sectores votantes del propio oficialismo. También hemos transitado ese camino.

 

Un presidente “minimalist” que se involucre poco y deje a su equipo tomar las decisiones no parece ser, hoy, lo más acertad

 

Ayer, el Presidente se reunió con la Mesa de Enlace para analizar, entre otras cuestiones, el tema de las retenciones. Es una medida progresista en mi opinión: redistribuye ingresos en un contexto de fuerte cambio de precios relativos que favorecieron a un sector (sin que haya realizado esfuerzos extra) y perjudicó a otros que no hicieron nada para merecerlo. Sin embargo, las idas y vueltas en torno a ese tema trajeron otra fuente de incertidumbre. Finalmente, el Presidente arbitró a favor de no modificar el esquema actual.

 

Estos problemas se parecen no sólo a los del Gobierno anterior sino que son los que anteceden a los momentos recesivos. La memoria corta hace pensar que el Gobierno actual se parece cada vez más al Gobierno anterior, pero la diferencia debe encontrarla en el diálogo con los sectores de poder. Un presidente self-reliant, es decir, que esté todo el tiempo en todos los detalles y en plena exposición es de donde venimos, osea del último Gobierno. Las cadenas nacionales aturdían un poco al público. Un presidente minimalist, es decir, que se involucre poco en los temas y deje a su equipo tomar las decisiones tampoco parece ser lo más acertado. Al fin y al cabo, ¿no sería conveniente que el Presidente saliera a desmentir rumores que generan la incertidumbre de la que hablamos? La decisión en torno al tema del esquema de retenciones es un ejemplo de esto. Si no es desmentir rumores, que se pongan sobre la mesa todas las medidas que se van a tomar, aunque sean antipáticas, y no las que se están analizando con tono dubitativo porque eso trae más dudas e intranquilidad.

 

Lo mejor que se puede hacer en estas situaciones es recomponer la previsibilidad y volver a alargar los horizontes de decisión. Vivir en la duda no ayuda a revertir expectativas y eso es lo que requiere la economía para que se recomponga el consumo y la inversión.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *