Macri ratificó el rumbo e hizo hincapié en el debate presupuestario

Aseguró que “arrió velas para mantener el rumbo” y presionó a la oposición para alcanzar un acuerdo con ajuste

 

Por Mariano Espina

 

El tema no había sido mencionado en la pregunta, pero el presidente Mauricio Macri decidió marcarlo desde el inicio de la conferencia de prensa que brindó ayer en la quinta presidencial. Para el Gobierno es fundamental el acuerdo que se alcance con los gobernadores y bloques de la oposición sobre el Presupuesto 2019 que debe reflejar un ajuste de $300.000 millones según lo comprometido con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

En un diálogo de treinta minutos que careció de un hilo conductor, el Presidente buscó hacer hincapié en la importancia de consensuar con la oposición un proyecto presupuestario que marque un fuerte ajuste en las arcas del Estado Nacional pero también en las provincias, para poder alcanzar el 1,3% de déficit fiscal que se planteó en la carta de intención al FMI.

 

Sin anuncios, Macri insistió en que “estamos enfrentando una tormenta pero hemos sabido arriar las velas y supimos mantener el rumbo”. Esta vez evitó la autocrítica. El 9 de julio pasado había mencionado “cosas de nuestra gestión”, entre los motivos que despertaron la tormenta. Reconoció que mermó la generación de empleo y el crecimiento, pero aseguró que se está haciendo “el esfuerzo correcto” para recuperarse en 2019. A su vez, afirmó que la tormenta que se está atravesando “no nos va a llevar a una crisis parecida a las del pasado”.

 

Presupuesto 2019

 

“Tenemos que dejar de tener un Estado que gasta mucho más de los impuestos que entran. El ministro Dujovne y el ministro Frigerio están dialogando con las provincias para consensuar un recorte”, fue la primera mención de Macri sobre la negociación con gobernadores para el ajuste, que formalmente comenzó ayer en un encuentro entre ministros oficialistas en el cual el Gobierno deslizó que se haría cargo del 66% del ahorro, sin más detalles. Ese diálogo continuará hoy con el resto de las provincias.

 

El objetivo es llegar al 15 de septiembre con un Presupuesto 2019 casi cerrado. Habrá un pequeño margen de maniobra para algún cortocircuito –con varios antecedentes– que pueda existir entre legisladores y gobernadores de un mismo sello político. Pero esta vez la Casa Rosada quiere cerrar cuanto antes una discusión que, tradicionalmente, se posterga para el último mes del año. Una negociación que, como destacó anteriormente, tiene como principales responsables a los ministros del Interior y Obras Públicas y de Hacienda y Finanzas, Frigerio y Dujovne, pero que también incluye a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y al jefe de Gobierno de la CABA, Horacio Rodríguez Larreta.

 

Macri dijo que ha hablado con diputados y senadores de la oposición y que “solamente poniendo los problemas sobre la mesa vamos a tener futuro”. Los principales interlocutores que mencionó el Presidente representan a los interbloques Argentina Federal, con bancas en ambas cámaras del Congreso.

 

“Si queremos consolidar estos crecimientos que se están viendo tenemos que consensuar un presupuesto”, sentenció. El Gobierno comienza a tirar la presión hacia la oposición e intenta acorralarlos. En las provincias, incluso en las oficialistas, hay preocupación sobre las áreas en las que el Gobierno buscará recortar. Áreas que pueden depender de las arcas de Nación pero que afectan a los distritos.

 

En el Ejecutivo comenzaron a percibir, además, un discurso más crítico incluso en los gobernadores más leales, caso Juan Schiaretti (Córdoba) y Juan Manuel Urtubey (Salta). Reconocen que el clima electoral condicionará la discusión. Siempre contarán con la alternativa de prorrogar el Presupuesto de este año, pero cerca del Presidente aseguran que esa es la última carta y que no está ahora en la mesa de negociación

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *