La soja, la más afectada

Los efectos de la guerra comercial entre EE.UU. y China en la agroindustria argentina

 

El conflicto comercial entre China y Estados Unidos tiene varios frentes. Al respecto, la Fundación Inai realizó un análisis sobre el impacto que tiene para la agroindustria argentina. Si bien el inicio del conflicto estuvo vinculado a la imposición de aranceles de 25% y 10% a las importaciones de acero y aluminio, lo que siguió fue una serie de respuestas en forma de represalias, que involucraron en gran medida a los productos agroindustriales, al ser EE.UU. uno de los principales actores de ese comercio. Así, la soja fue la gran afectada.

 

Del análisis de la fundación surge que la contramedida china reduciría al precio del poroto de soja en EE.UU. en US$ 15,5 por tonelada, mientras que se incrementaría en US$ 6,5 el precio FOB para Argentina. Sin embargo, aclararon: “En el corto plazo podrían observarse oscilaciones de precios mayores, debido a que las decisiones de producción de la campaña corriente ya se encuentran tomadas”. Asimismo, advirtieron que como la medida se impone solamente sobre el poroto, el menor precio en el mercado estadounidense resultaría en una mejora en los márgenes de industrialización en ese país. Como contrapartida, apuntaron: “El incremento del poroto de soja argentino podría afectar el procesamiento local, con una leve retracción en las exportaciones de subproductos, y un aumento en las exportaciones de poroto”.

 

Ante este escenario, según Inai una estrategia interesante para Argentina podría consistir en la consolidación del acceso a los mercados de referencia. En ese sentido, precisaron: “Se deben aprovechar los procesos negociadores ya iniciados, y hasta la eventualidad de un acuerdo comercial con China, que no necesariamente debe ser de libre comercio, sino que bien podría apuntarse a un acuerdo más acotado”.

 

Pese a que en el corto plazo pueden vislumbrarse oportunidades comerciales, para Inai este tipo de conflictos con escalada de proteccionismo no son para nada positivas para el comercio.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *