“La PBA sigue siendo la más discriminada en el reparto de recursos”

6 de julio, 2018

Entrevista Diego Valenzuela Tres de Febrero Por Mariano Espina

 

“Pretender que lo que se recuperó del Fondo del Conurbano es la recuperación definitiva y que entonces ahora se pueden absorber otras funciones, es un intento de desgastar a la gobernadora”. El intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela (PRO), planta bandera y rechaza el argumento de varios gobernadores y ministros provinciales que advierten un favoritismo de la provincia de Buenos Aires en la distribución de recursos. En diálogo telefónico con El Economista, reconoce, a su vez, el impacto de la crisis financiera en la provincia y los efectos que ésta tuvo en el conurbano. Aumentando, por caso, la demanda en comedores y merenderos.

 

¿Cómo ve la situación en el Municipio y en el conurbano ,tras la crisis financiera que obligó a este Gobierno a retocar varios de los indicadores económicos que se esperaban para este año?

En el municipio tenemos distintos tipos de fuentes, recaudación, recursos propios y coparticipación, por ejemplo, que vienen bien, incluso mejor de lo proyectado. Esto no significa que no tengamos limitación de recursos para lo que falta del año dada la situación económica. También hay un diálogo con interlocutores nacionales, provinciales y el sector privado respecto a la obra pública, para poder hacer cuentas y mantener la concreción de las obras, asumiendo ajustes que nos permitan llegar al objetivo con menos recursos. También estamos acompañando en la atención y presencia permanente en los barrios vulnerables. Notamos un aumento de demanda en comedores y merenderos, no tan drástico, pero que lo estamos atendiendo. Por otro lado, decidimos bajar impuestos para los comercios más chicos para acompañar este momento. La reducción en la tasa de higiene y seguridad es de alrededor del 50%, uno de los niveles más bajos en el conurbano.

Estas medidas que tuvieron que tomar no estaban en agenda meses atrás, ante la expectativa de un escenario distinto.

Siempre está en agenda la reducción de impuestos y el acompañamiento a los más vulnerables. Pero sí es cierto que esperábamos estar con un nivel de inflación más bajo y con un nivel de crecimiento más alto. Sin duda que trabajábamos para estar con una macroeconomía mucho mejor, pero sabemos que la decisiones que se tomaron fueron duras pero necesarias y entendemos que la situación se empieza a estabilizar de nuevo. Confiamos en que el último trimestre de este año y el primero del próximo vamos a volver a tener un escenario como el que teníamos, de buenas noticias.

 

¿Cómo ve la negociación presupuestaria entre el Gobierno y las provincias?

El presupuesto nacional es la gran discusión para cumplir con lo acordado con el fondo y veo un diálogo positivo con las provincias. Hay una visión institucional razonable por parte de la mayoría de los gobernadores de la oposición, que conocen el valor de la gobernabilidad y de que al país le vaya bien. Y ahí entrará la discusión sobre servicios y gastos y compromisos.

 

La mayoría de las provincias exigen que se traslade Aysa, Edenor y Edesur y otros gastos de seguridad y Justicia, por caso, a la provincia de Buenos Aires.

Me parece valioso discutir sobre quien se hace cargo de un subsidio y demás, pero nunca hay que perder de vista que la provincia de Buenos Aires es la principal discriminada en el reparto de recursos de la Argentina. El contexto es de una provincia que comienza a ponerse de pie, en base a una situación que mejoró un poco pero que todavía es de tremenda discriminación. Es razonable dar esta discusión sobre subsidios y traslados pero en un contexto de mayor recuperación sobre lo que le quitaron a las provincia durante este tiempo. Esto tendrá un capítulo a nivel provincial y veo a los intendentes del peronismo, en su enorme mayoría, alineados en esta posición.

 

¿Cree que no alcanza con lo recuperado sobre el Fondo del Conurbano?

Lo que se recuperó es muy poco respecto a lo correspondía. Entonces, pretender que con lo que se recuperó es la recuperación definitiva y que entonces ahora se pueden absorber otras funciones, es un intento de desgastar a la gobernadora.

 

¿Hay margen para soportar algún tipo de traslado, o debe pasar por otro lado la negociación?

Está bien que la discusión pase por acá y vamos a acompañar al Presidente en cumplir las metas fiscales acordadas con el fondo. Pero lo que queremos hacer es una discusión racional y justa. Creo que la gobernadora la está dando con mucha responsabilidad y creo que también lo entienden los intendentes peronistas. Porque una cosa es una discusión institucional y otra cosa es la política partidaria. Si el intento de esto es el de desgastar a la persona más valorada por los argentinos, que es María Eugenia Vidal, lo vamos a decir.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *