Huida masiva de bonos dispara rendimientos a niveles preocupantes

2 de julio, 2018

 

La megadevaluación que está experimentando Argentina no solo pone en el centro de la escena el valor del dólar sino que, además, tiene mucha correlación con lo que pasa en el mercado de bonos. La huida de los inversores de cualquier papel argentino se explica no sólo por un rebalanceo de carteras a nivel global sino por un pesimismo casi crónico con Argentina. Actualmente, el mercado está priceando a niveles muy parecidos a un escenario predefault. De hecho, en los bancos de inversión ya hay algunos consultas acerca de si es posible que el desenlace de la crisis termine en un incumplimiento de pagos.

 

El riesgo país local cerró la semana pasada en 612 puntos. Duplica el de Brasil yllega a 75% en 2018. Solamente Ecuador y Venezuela tienen un mayor riesgo país, según indica el JP Morgan. También los seguros contra un default argentino están por las nubes y superan al de países europeos en crisis como, por ejemplo, Grecia, que (curiosamente, o no tanto) también tiene un programa con el FMI. “No está clara la salida de la crisis, los inversores todavía no desarmaron sus posiciones y tienen que vender aún más. No espero que esto cambie en el corto plazo”, decían desde un banco internacional de inversión.

 

“Llegó el paquete de asistencia del FMI que cubre las necesidades financieras del Fisco hasta 2019; se aceleró el ajuste fiscal; cambió la conducción del BCRA y se mejoró la consistencia de la política monetaria. Sin embargo, nada parece revertir la pérdida de la confianza y se agudiza la sangría en el mercado de bonos. Nuestra prima de riesgo país superó los 600 puntos básicos, niveles que no teniamos desde mediados de 2015, cuando el favorito para suceder a Cristina era Daniel Scioli”, reseñó Federico Muñoz.

 

“Honestamente, nosotros creemos que la economía argentina ostenta un estado de salud sensiblemente mejor que el que tenía hace tres años y que estas valuaciones –a priori– no se justificarían. De todos modos, también reconocemos que estamos entrampados en una tendencia de mercado muy negativa cuya salida no se avizora”, agregó.

 

En el marco de un modelo económico cuyo éxito depende de la disponibilidad de financiamiento, la evolución de la deuda está subordinada al (ahora menos) gradual camino hacia el equilibrio fiscal. En este contexto, la actividad económica y el tipo de cambio constituyen factores clave para la sostenibilidad de la deuda.

 

Delphos Investment estima que, en el nuevo escenario macroeconómico planteado de manera conjunta por el Gobierno y el FMI, la deuda pública se incrementaría hacia 65,2% del PIB en 2019 para luego comenzar a descender. “Ciertos indicadores de sostenibilidad prenderían señales de alerta frente al crecimiento y aumento del peso relativo de la deuda externa y la deuda en moneda extranjera”, destacan, también como un dato que explica porque el amplificado malhumor con los activos locales.

 

Los bonos argentinos muestran rendimientos de hasta el 9,40% y, por ejemplo, el bono a 100 años pierde más de US$ 15 desde que ese emitió. Pero el mayor castigo se nota en los precios de los títulos provinciales. Por ejemplo, el bono internacional de Chaco en dólares con vencimiento a 2024 rinde 13,53%, precio de remate que preocupa al mercado ya que lo consideran como si fuera la antesala de un default anunciado.

 

En el mismo nivel están los títulos de Chubut al 2027, que paga retornos del 13,50% a los inversores que se atreven a comprarlos. También se ven rendimientos altísimos en el título también emitido en el exterior de Río Negro al 2025 que opera a tasas del 12,52% anual en dólares. Además se destacan en el ranking de los más golpeados el título de Entre Ríos al 2025 con retornos del 11,76% y el de Neuquén al mismo plazo paga 11,13%.

 

Los bonos de María Eugenia Vidal también están siendo castigados. Los títulos internacionales de la provincia de Buenos Aires llegan a 10,27% al 2027.

 

La Ciudad de Buenos Aires muestra también algunos coletazos, pero sigue siendo el mejor crédito del país luego del soberano.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *