FMI estabilizó la macro y ahora el Gobierno apunta a la micro

Los US$ 50.000 M del FMI estabilizaron la macro y ahora llegó el turno de cuidar a la micro de las empresas y las familias

 

Cuando el Presidente decidió acudir a Washington, el objetivo era estabilizar la macro. Algo que, en principio, se logró. Pero ahora llega la etapa de la micro: la de las empresas y familias. Y el instrumento usado será el mismo: el crédito. Primero, fue María Eugenia Vidal, que gobierna un distrito siempre caliente, que lanzó líneas “blandas” para las empresas a través del Bapro. Luego, con la llegada de Dante Sica al Ministerio de Producción, el Gobierno presentó líneas para que las pymes descuenten cheques a tasas de 29%. Luego, la misma Vidal rescató los reintegros en supermercados con las tarjetas Bapro y, ese mismo día, Horacio Rodríguez Larreta hizo con lo propio con líneas para alquileres y compra de viviendas.

 

Ayer, Clarín anticipó que la Anses relanzará sus créditos para los que reciben jubilaciones, planes o asignaciones familiares. Asimismo, otros bancos públicos tomarían medidas similares pronto y no se descarta que se acoplen los privados para no perder market share. Las provincias han implementado y estudian medidas similares. Todas van en el mismo sentido: apuntalar un consumo ahogado por la caída del salario real y las elevadas tasas de interés. Son medidas típicas del kirchnerismo, que el Gobierno actual criticaba cuando era oposición. Como dice Andrés Malamud, “todos tienen un plan hasta que la realidad te pega una piña”. La necesidad tiene cara de hereje.

 

El consumo es el motor clave de la economía porque representa casi 70% del PIB y, tal como sostienen varios economistas, la recuperación de la economía que el Gobierno (y todo el país) anhela será, como se dice en la jerga, con plata en los bolsillos de la gente.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *