El programa financiero 2018-2019 no convence

13 de julio, 2018

La economía cayó 6,7% en junio y tuvo su mayor desplome en la era Macri

 

Cada vez que habla el ex presidente del Banco Nación, Carlos Melconian, se generan algunos temblores, que no son casuales. Ayer sostuvo, en una entrevista en Radio Mitre, que “con la plata del FMI no alcanza” para cubrir las necesidades financieras de 2018 y 2019. En efecto, los cálculos del Gobierno que tranquilizaban sobre esta cuestión, afirman algunos analistas, están basados en supuestos demasiado optimistas, como la idea de que se va a lograr renovar la totalidad de los vencimientos en Letes que quedan hacia adelante.

 

Ayer, “Melco” insistió en que será fundamental algo en lo que parece haber coincidencia entre analistas: que se vuelvan a abrir los mercados internacionales de crédito a tasas razonables. Expresó: “Debe ser aclarado el programa de financiamiento complementario de Argentina. Es confuso. Y lo que está claro en términos de necesidad es que, pegada la estabilidad cambiaria, debería venir la posibilidad de que Argentina vuelva al mercado. Argentina tiene que volver a los mercados y no de la manera que lo hizo el miércoles. No se le puede dar al inversor la posibilidad de elegir entre pesos y dólares. Eso no es un programa de financiamiento a mediano plazo. El sistema de financiamiento de deuda y el crédito y el sector real no puede continuar con esta tasa de interés. Esta es una tasa de interés de estabilidad en la emergencia. Esto se arregla con confianza”.

 

 

Programa desafiante

 

Durante su reciente conversación con banqueros de Wall Street, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentó un programa financiero para el segundo semestre de 2018 y para el 2019. En ella Dujovne mostró preveer necesidades de financiamiento para la totalidad del período por US$ 52.000 millones.

 

Desde ACM detallaron cómo se supone que se financiarían y algunos problemas que podrían surgir si el escenario no fuera tan optimista como previó Hacienda. Sobre lo que resta de 2018 el informe de ACM detalló: “El Gobierno prevé necesidades de financiamiento por US$ 19.600 millones compuestas por un déficit primario de US$ 8.400 millones, pagos de intereses por US$ 6.000 millones y amortizaciones de capital de US$ 5.200 millones (compuestos en su mayoría por US$ 3.900 millones de repo con bancos privados)”. Y ahí el primer problema. Esas necesidades de financiamiento tienen supuestos poco consistentes: precisa que se renueve la totalidad de Letes. Así lo explicó ACM: “El programa supone la renovación total de los vencimiento de Letes, situación que no se está verificando. En la licitación efectuada el miércoles, sobre un total de vencimientos por US$1.200 millones, sólo logró refinanciar US$ 517 millones o una ratio de refinanciamiento de 43%, lejos del 100% supuesto”.

 

Y agregó: “Basándonos en el stock total de vencimientos de Letes, si se supusiera una tasa de rollover todavía optimista del 75% restaría cubrir un gap financiero superior a los US$ 3.300 millones, que se incrementaría a US$ 6.600 si se asume una tasa de rollover similar a la observada en las últimas licitaciones”.

 

Para el 2019, además, “los requerimientos financieros alcanzan a US$ 32.300 millones, de los que el 23% corresponde al déficit primario, 34% a amortizaciones y 33% a intereses”. Además, agregaron desde ACM, los vencimientos de bonos del 2019 serían superiores a los que mostró Dujovne en la presentación a Wall Street.

 

A dos flancos

 

“En las condiciones actuales del mercado, el supuesto de colocaciones en los mercados internaciones por US$ 3.000 millones, sumado a US$ 12.300 millones en los mercados locales y la colocación de préstamos con garantía (repo) por US$ 4.000 millones resulta a todas luces optimista”, sostuvieron desde ACM. Es decir: que el programa enfrenta desafíos por dos frentes. Por un lado, las necesidades pueden ser mayores si, como se viene viendo, no se renueva la totalidad de las Letes y si los vencimientos del 2019 son mayores a los previstos. Por otro, tampoco parece tan sencillo acceder a niveles de financiamiento tan optimistas como los que prevé lograr Hacienda.

 

El director de Eco Go y profesor de la maestría en finanzas de la UTDT, Federico Furiase, resumió su visión del problema: “Suponiendo 100% de refinanciamiento de Letes en dólares el mercado, repo con bancos por US$ 4.000 millones y que el Tesoro deja en Stand By, la precancelación de Letras Intransferibles en poder del BCRA, la brecha a financiar entre julio de 2018 y diciembre de 2019 asciende a US$ 8.000 millones después de contar los desembolsos del FMI. Si nos ponemos menos optimistas y suponemos que se financia en el mercado el 50% de las Letes en dólares y no hay nuevo repo con los bancos, esa brecha pasa de US$ 8.000 millones a US$ 19.000 millones”.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *