“El Gobierno debería resolver sus diferencias y dar señales claras”

El Economista dialogó con el consultor político Gustavo Córdoba

 

Entrevista a Gustavo Córdoba Gustavo Córdoba & Asociados Por Néstor Leone

 

“La cuestión central es la falta de confianza en que el actual equipo, que es básicamente el mismo que no pudo preve un cambio en el contexto internacional, sea el que va a sacarnos de esta situación”. Quien esto dice es Gustavo Córdoba, politólogo y consultor político, que describe la caída en la aprobación de la gestión de Cambiemos y la desconfianza y el pesimismo con la marcha de la economía. Y, además, traza un panorama respecto de cómo parecen estar dispuestas las fichas del tablero rumbo a 2019.

 

“La clave está en el impacto del ajuste y hasta ahora, nadie del Gobierno ha sido claro respecto de quienes y de qué manera, van a soportar el costo del mismo. Todo parece indicar que una vez más, la clase media argentina va a tener que sacrificarse. El único eje que puede darle chances concretas al Gobierno, es la salida de la crisis económica, hecho por ahora bastante incierto, sostiene Córdoba en esta entrevista con El Economista. Y agrega: “La gobernabilidad seguramente va a ser puesta en entredicho, si la recaudación fiscal se desploma”.

 

La mayoría de las encuestas coincide en el deterioro creciente de la imagen del Gobierno y del presidente Macri desde, por lo menos, diciembre pasado. ¿Cuál es el escenario hoy?

 

Desde diciembre que la popularidad del gobierno está en descenso. Desde la presentación de la reforma previsional en el Congreso se percibe un gran desacople entre las expectativas de la sociedad argentina, en alza luego del triunfo de octubre versus lo que el gobierno Nacional efectivamente ha realizado. Hoy la situación es compleja a difícil, ya que se ha subestimado la crisis por la que atravesamos, definiéndola alternativamente como turbulencia o clima tormentoso. La cuestión central es la falta de confianza en que el actual equipo, que es básicamente el mismo que no pudo preve un cambio en el contexto internacional, sea el que va a sacarnos de esta situación. Han aumentado junto con la desaprobación a la gestión, la desconfianza y el pesimismo respecto a la marcha de la economía.

 

El Gobierno parece haber asumido, por lo menos discursivamente, el carácter crítico de la situación del país. Aunque ratificara el rumbo. Lo hizo Macri, días pasados. Pero también María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. ¿Es un cambio sólo en términos de estrategia de comunicación o supone algo más?

 

Sería ideal que fuese un reconocimiento sincero respecto de la marcha de la economía. En un contexto en donde la ausencia de obras y acciones que legitimen el discurso público del oficialismo, la ausencia de política es llamativa. La comunicación per se, nada puede hacer si la política que se hace es mala. Eventualmente la amplifica.

 

El único eje que puede darle chances concretas al Gobierno es la salida de la crisis, hecho por ahora bastante incierto

 

Cambiemos encarará una campaña electoral, el año próximo, sin posibilidades de ofrecer buenas noticias en términos sociales y económicos. ¿Cuáles considera que pueden ser sus ejes posibles?

 

Es dificultoso ver después de diciembre, con un contexto de recesión e inflación creciente. La clave está en el impacto del ajuste y hasta ahora, nadie del Gobierno ha sido claro respecto de quienes y de qué manera, van a soportar el costo del mismo. Todo parece indicar que una vez más, la clase media argentina va a tener que sacrificarse. El único eje que puede darle chances concretas al Gobierno, es la salida de la crisis económica, hecho por ahora bastante incierto. El interrogante lo ubicaría en la idea de la eventual reelección de Macri y si no hay condiciones para ello, casi seguramente veríamos la instalación de Vidal como la candidata de Cambiemos para la Presidencia.

 

El Gobierno pretende involucrar al peronismo y a los gobernadores en el ajuste fiscal que se propone. ¿Cuándo puede modificar esto la relación con estos actores y, de alguna manera, su esquema de gobernabilidad?

 

Es el desafío de los próximos días. Posiblemente el Gobierno cuente con un alto grado de apoyo en varios gobernadores opositores y también en el Congreso Nacional. La aprobación del Presupuesto 2019 es apenas la primera etapa. La gobernabilidad seguramente va a ser puesta en entredicho, si el impacto en la recaudación fiscal, se desploma. En ese contexto, y aun en el actual, el Gobierno debería resolver sus diferencias de miradas internas, y dar señales claras.

 

¿Cuánto impacta este contexto adverso para Cambiemos en la imagen de la gobernadora Vidal?

 

En primer lugar, el impacto fiscal en las arcas del Gobierno de la provincia de Buenos Aires. En segundo, las restricciones lógicas de la disminución de las obras públicas en territorio bonaerense, más la caída en los servicios que brinda el estado provincial. En lo político, puede tener un frente adverso. La necesidad de ser el relevo de Macri como presidenciable, va a dejar descubierto que en Buenos Aires, no han pensado en un candidato a gobernador que pueda ser competitivo frente a opciones opositoras.

 

La ausencia de política es llamativa. La comunicación per se, nada puede hacer si la política que se hace es mala

 

Cristina Kirchner mantiene su silencio. Y es probable que lo prolongue durante este año. ¿Cómo evolucionó la percepción de la opinión pública sobre su figura?

 

Cristina es la figura opositora con mayor posicionamiento político. Su prudente y estratégico silencio, le ha permitido mejorar relativamente su imagen mientras que la del Gobierno cae. La cuestión central sigue siendo su nula relación con el resto del peronismo. Allí radica, quizá, la única opción de Macri, para que Cambiemos continúe gobernando luego del 2019.

 

¿Imagina un escenario como ella como candidata?

 

Todos los escenarios que se puedan evaluar, pueden sufrir grandes modificaciones, dependiendo de la crisis económica que atravesamos. No obstante ello, por la configuración electoral de nuestro país, ella puede ser una candidata con chances de pasar con cierta comodidad a la segunda vuelta, pero con la dificultad del rechazo de una parte del peronismo. Hoy, cualquier escenario de segunda vuelta es un problema para el peronismo y también para el oficialismo.

 

¿Cómo evalúa a los otros dirigentes del peronismo?

 

Dentro del peronismo federal, republicano o racional, observo muy activo al gobernador de Salta, Urtubey. También al exgobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota. Sergio Massa está mejorando relativamente su imagen, aunque tiene muy alta la negativa. Ellos son a mi criterio, quienes seguramente van a disputar el 2019. Dependen de dos factores. El primero de ellos, que el gobierno de Macri no le encuentre solución a la crisis económica actual. Y el segundo, sin importar el lugar, que el peronismo K quede detrás, en términos electorales.

Te puede interesar

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *