El Tesoro licita más dólares (pero la corrida sigue y el dólar sube)

29 de junio, 2018

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

El escenario es complejo: un presidente del BCRA cayó porque no logró frenar la corrida cambiaria que arrancó con abril, siguió con mayo y continuó con junio. Se llegó a un acuerdo con el FMI con la idea de dar certidumbre, se consiguió pasar a la categoría de mercado financiero emergente del MSCI para que revertir el flujo negativo de divisas y se anunciaron licitaciones diarias de US$ 100 millones durante 75 días hasta completar los US$ 7.500 millones del aporte del FMI. Ayer se subió esa cantidad a US$ 150 millones por dos días. Y, sin embargo, el dólar volvió a subir (y no poco).

 

La divisa vuele a generar incertidumbres y plantea la pregunta de cual será su techo, cual será la inflación que dejará. Este año el Gobierno tiene el compromiso de cerrar el IPC interanual de diciembre en 32%. En ese sentido la carta de intención al FMI es muy clara: si no se cumple, el Fondo debe recibir explicaciones por parte del Gobierno y ahí decidirá si el acuerdo sigue adelante o no.

 

El analista financiero Christian Buteler le dijo a El Economista: “La posibilidad de superar el 32% de inflación y que se caiga la meta y el acuerdo con el FMI es un problemón. Es una pelea a la que vamos a llegar justitos. Va a estar rondando el 30%, el 32%, el 33%. Va a depender justamente del tipo de cambio, que no parece que tenga techo. Muchos dicen ‘el dólar ahora tiene que acompañar a la inflación’. Y no: ya subió 50%. No tiene que seguir acompañando a la inflación porque la va a seguir alimentando. Ya se acomodó el dólar, ahora la inflación va a recuperar terreno y lo que hay que lograr es que recupere lo mínimo indispensable. Pero ese número, el del 32%, viene muy finito y es un tema a seguir bastante de cerca”.

 

Frenar la corrida

 

Ahí la clave: frenar al dólar. ¿Pero quién lo frena y cómo? Más de un analista está preocupado por el hecho de que el FMI haya prestado dinero y que una parte de ese dinero (el 15% de los US$ 50.000 millones, es decir US$ 7.500 millones) se use para calmar la sed de dólares del mercado, lo que muchos llaman “financiar la fuga”. Pero lo cierto es que intentar parar la devaluación parece prioridad de corto plazo. Ahí entra la discusión sobre si la nueva herraienta del BCRA, las licitaciones de US$ 100 millones que ahora pasaron a US$ 150 millones, son efectivas

 

Para el ex secretario de Política Económica y director de la consultora PxQ, Emmanuel Alvarez Agis, la nueva política cambiaria se trata de algo difícil de entender: “Hoy cuando escuché el cambio de monto de la licitación en primer lugar lo tomé como una señal muy fuerte porque estás incrementando 50% tu oferta. El mercado siquiera se movió y una vez que se concretó la licitación yo esperaba una política monetaria completa. Quiero decir: si decidiste vender un 50% por un shock cambiario, interpreto que no querés devaluar. Pero se hizo eso y no se movió la tasa en el mercado secundario. Ahí es cuando no termino de entender cuál era el objetivo de la medida.

 

Y agregó: “¿Tiene sentido vender US$ 50 millones extra y que igual suba el tipo de cambio? Si no subís la tasa para qué vendiste esos dólares. Si te vas a jugar esas fichas acompañá con la medida que corresponde, que es subir la tasa en el secundario. Además lo que se dijo en el último comunicado del BCRA es que estaban dispuestos a mover la tasa en el secundario en línea con lo que esté pasando en el mercado. No lo entendió Sturzenegger y me da miedo de que tampoco lo entienda Caputo. Además de vender dólares tenés que subir la tasa”.

 

Para Buteler la forma de controlar al tipo de cambio “es vender dólares porque la tasa ya no se puede subir más, deja de ser efectivo”. Pero lo que no comprende es porqué se anuncia una misma cantidad para todos los días. Explicó: “El mercado a veces te puede demandar más y a veces menos. Y vos tenés que ajustarte a lo que el mercado te demande”.

 

Sigue y sigue

 

Como sea, la corrida había dado alguna señal de haber frenado. Justo después del salto a mercado financiero emergente. Todo era optimismo pero ahora volvió la incertidumbre. En algo coinciden Agis y Buteler: los US$ 150 millones no la van a frenar por sí solos. Y también en esa línea se movió el director de Macroviews, consultado por El Economista: “Los US$ 150 millones son apenas un pedacito de la oferta que está tratando de sustituir el BCRA, que antes entraba por carry trade. Y toda la batería de medidas que implementó el BCRA en estos días, llámese subastas de dólares, negociar que los exportadores liquiden un poco más, achicar posiciones en dólares, subir encajes, son medidas que dan aire pero no cambian la foto del mercado cambiario”.

 

Para Alvarez Agis “hay un problema de cómo el mercado ve al BCRA”. Y amplió: “Para mí lo ve atado de pies y manos por el acuerdo con el FMI. Si das la señal de que no podés parar una corrida, se te van a ir las reservas. Lo que falta es usar las reservas bien, con contundencia y de manera completa para frenar la corrida”.

 

Otra cuestión en la que coinciden los analistas es en que la inflación del año empezará con 3, tal como afirmó Goldín. Puede ser 30%, 32% o 33% y las metas y el acuerdo con el FMI estarán en juego. El tipo de cambio será el árbitro y ahora no está claro su techo. “Normalmente se le echa la culpa al contexto internacional pero hoy mirás el resto de las monedas y ves que en Brasil bajó el dólar incluso, algún centavito. México también mejoró su moneda. Parece que tuvimos un recreo pero el contexto no cambia”, resumió Buteler.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *