Sin retenciones al trigo, ¿más recaudación fiscal?

Según la Bolsa de Cereales, en la campaña triguera 2018/19, el Estado recaudará 29% más respecto al ciclo 2015/16

 

Semanas atrás en medio de la turbulencia económica y financiera argentina, hubo rumores sobre el posible regreso a las retenciones a los principales cultivos. Si bien todo sigue igual, ninguna medida ha sido totalmente descartada. En este contexto, un nuevo estudio de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (Bcba), titulado “Campaña 2018/19: Contribución de la cadena del trigo a la economía argentina”, aparece en un momento muy oportuno, ya que estima un incremento del 33% en el producto bruto triguero en comparación con el ciclo anterior que alcanzará un total de US$ 3.591 millones. Lo interesante es que establece una comparación entre la campaña 2018/19 y la 2015/16, la última bajo el esquema normativo anterior. En el informe, los analistas de la Bolsa porteña resaltaron que los nuevos incentivos dados por la eliminación de derechos y restricciones a las exportaciones han generado un impacto positivo en la cadena, con incrementos significativos de producción, exportaciones y de valor agregado. En este sentido, destacaron que debido al incremento de la actividad y la base imponible, los ingresos fiscales superaron ampliamente lo que dejó de recaudarse por derechos de exportación. Tan es así, que la recaudación fiscal registra un incremento del 29% luego de la eliminación de las retenciones.

 

2018/19 versus 2015/16

 

De acuerdo al estudio de la Bcba, bajo el esquema normativo anterior, los ingresos fiscales alcanzaron US$ 526 millones, con los derechos de exportación explicando el 48% de los mismos. Al respecto, puntualizaron que “para la campaña 2018/19, ya sin retenciones, se espera una recaudación de US$ 725 millones, lo que supone un aumento del 29% respecto al ciclo 2015/16”. En este sentido, argumentaron que “debido al aumento de la actividad, y en consecuencia de la base imponible, la recaudación vía otros impuestos compensa con creces las pérdidas de ingresos fiscales por la eliminación de los derechos de exportación”. Sumado a ello, indicaron que desde el cambio de políticas, el PIB del trigo crecería 132%, duplicando la participación de la cadena en el PIB nacional, que pasaría del 0,27% al 0,54% en la campaña 2018/19. Según la Bcba, el valor exportado se incrementaría 67% entre estas campañas, aportando casi US$ 1.200 millones de adicionales a la generación neta de divisas.

 

Buenas perspectivas

 

En otro orden, el PIB triguero para la próxima campaña alcanzaría US$ 3.591 millones, es decir, 33% por encima de los US$ 2.704 millones del ciclo agrícola anterior. Para la Bcba, el crecimiento estaría explicado tanto por el incremento del área sembrada y la producción, cómo por el aumento de los precios. En la misma línea, estimaron que la facturación total de la cadena (valor bruto) superaría los US$ 5.000 millones; mientras que la recaudación fiscal como ya se mencionó alcanzaría los US$ 725 millones, incrementándose 19% respecto de lo recaudado en la campaña 2017/18. Por último, remarcaron que “con un aumento interanual del 23%, las exportaciones de los productos de la cadena, en tanto, se situarían en torno a los US$ 3.000 millones. Este incremento se encuentra explicado tanto por un aumento de las cantidades exportadas, como de los precios FOB”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *