¿Y el “efecto MSCI”? El Merval está negativo en 2018 (y prevén cautela)

El upgrade a emergentes se consumió en pocos días y primó el malhumor global: el índice de referencia cae 5,2% en 2018

 

La Bolsa argentina está negativa en lo que va del año. La pérdida de valor del tradicional índice líder, el Merval, se viene acentuando a pesar de que la semana pasada el MSCI le otorgó el rótulo de mercado emergente. No alcanza la noticia para contrarrestar el malhumor global y eso se ve en la caída de los papeles locales. El Merval cae 5,2% en el año y este mes está abajo también 0,3%. Hay papeles que en lo que va del 2018 ceden más de 30% y eso potencia las pérdidas en las carteras de inversión. Lo peor se ve en Celulosa, Consultatio, Central Costanera y Ledesma.

 

Este miércoles, por tercera rueda consecutiva, las acciones líderes cerraron en baja. “Se notó claramente como nuestro mercado local continúa con un claro sesgo bajista de mediano plazo”, dice Eduardo Fernández, analista de Rava Sociedad de Bolsa.

 

“En primer lugar porque nos desenganchamos de los avatares de los mercados de referencia. En segundo lugar porque las acciones siguen descontando un mal escenario económico para los próximos meses”, enumera.

 

Varios economistas están vaticinando una probable recesión para el segundo semestre de 2018. Por ejemplo, el Indec informó que la actividad económica comenzó a caer en abril, retrocediendo 2,6% respecto a marzo. “Y en tercer lugar el aporte del análisis técnico, que sigue dando señales de venta para el mediano plazo a través de las medias móviles de 21/42 ruedas”, agrega Fernández.

 

Desde Delphos Investment decían antes del partido de Argentina con Nigeria que “las esperanzas de seguir en la Copa del Mundo siguen vivas, gracias a un milagro”. Y agregaba: “Milagro como el que parecía haberse metido en medio de la decisión del MSCI la semana pasada cuando decidió hacernos emergentes y darle un respiro a un golpeado mercado de equity local”.

 

“Pero poco duró la alegría, y esta vez, el mercado vuelve al mal humor de semanas atrás, con el sector financiero en su conjunto testeando soportes (o perforándolos) con un volumen limitado por culpa del paro general”, señala Delphos.

 

“Seguimos buscando un poco de paz en medio del ruido y apostando a estrategias conservadoras”, agregan. Los flujos hacia FCI de equity se aceleraron levemente la semana pasada, lo cual indica que podría haber cierta recuperación en la confianza del inversor minorista. Pero hay que seguir esperando ver señales claras de un cambio de tendencia que nos lleven a querer sumar riesgo a la cartera.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *