Un nuevo cortocircuito entre Nación y Lifschitz

La ausencia del presidente Macri en el acto en Rosario por el Día de la Bandera generó entredichos entre ambos gobiernos

 

El Gobierno de Santa Fe, encabezado por el socialista Miguel Lifschitz, no es de los más cercanos al Ejecutivo Nacional, pero tampoco forma parte del lote de los díscolos. La relación tiene un historial de intermitencias. De altas y bajas. De acuerdos y de desplantes. De idas y vueltas. De grises. Por la deuda que la Nación mantiene con la provincia. Por la situación de inseguridad y sus causas. Por la política económica. Y sumó ayer en nuevo capítulo, con bastante de malos entendidos, pero más de viejos recelos.

 

En su tradicional acto cívico por el Día de la Bandera, Rosario esperaba al presidente Mauricio Macri, como en los dos años anteriores. Pero las convocatorias a diversas protestas por parte de sectores partidarios y de la Multisectorial contra el Tarifazo hicieron desistir al Gobierno del viaje a la ciudad del sur santafesino. “Cuestiones de seguridad”, fue el principal argumento oficial al respecto, ya anunciado el martes por la noche. Consensuado, según Casa Rosada. Unilateral, según el Gobierno santafesino. “No comparto que no venga. No había ningún peligro. La seguridad estaba asegurada, incluso por las fuerzas federales que habitualmente se encargan de la custodia presidencial”, protestó Lifschitz tras el acto de jura de lealtad, frente al Monumento a la Bandera, que realizaron efectivos policiales y militares.

 

“Quiero recuperar para todo el país el 20 de junio. Debe ser un día en que la bandera y Belgrano nos convoquen a todos. El acto con Macri iba a durar sólo una hora. Siempre están los que aprovechan para colocar a Rosario en un lugar de estigmatización. Que el 25 de Mayo tenga una importancia, porque se realiza en la Capital Federal, y no así el del Día de la Bandera es algo que no se entiende”, fue la crítica de la intendenta de la ciudad, la también socialista Mónica Fein.

 

El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, fue el encargado de responder por parte del Gobierno. “Nos llamó muchísimo la atención el cambio de postura del gobernador Lifschitz. Decidimos que no asista el Presidente en conjunto con las autoridades provinciales, por sugerencia del mismo gobernador. Fue una decisión del Gobierno Nacional y el Gobierno provincial para favorecer a los vecinos rosarinos”, sostuvo Frigerio, desde la localidad entrerriana de Pueblo Belgrano. “Teníamos información de la presencia de grupos que iban al acto a hacer disturbios. Había que reforzar el vallado y eso iba a alejar a los vecinos de a posibilidad de estar cerca del acto y apreciar el Monumento a la Bandera, que estamos poniendo en valor después de años de desidia”, sostuvo como argumento.

 

El saludo del Presidente por el Día de la Bandera llegó más tarde. Por medio de las redes sociales, casi al mismo tiempo que se difundía que la Morgan Stanley Capital International reclasificaba al país como “mercado emergente”, noticia que cambió el ánimo entre los principales referentes del oficialismo

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *