Muñoz prevé un PIB creciendo 0,7% y una inflación en 29%

Muñoz ajustó (para abajo) sus proyecciones para el 2018 y admite que aun así se trata de un escenario bastante optimista

 

Los números para lo que queda del año en las principales variables de la macro son duros y dan a entender que lo que se viene es un período doloroso para las familias, el empleo y los bolsillos. La actividad va a estar dando una caída en el punta a punta del 2018 y la inflación acelerando en torno a 30%. Y eso siempre y cuando no haya otro cimbronazo que derive en una corrida cambiaria que dispare al dólar y empeore el desempeño de esos indicadores. No hay garantías.

 

De hecho, hasta justo antes de que se desatara la corrida de abril, que después cruzó mayo y tuvo su continuidad incluso en junio, el escenario que preveían los analistas era uno de continuidad en la recuperación económica tras el shock devaluatorio de 2016. Continuidad en la desinflación y en el camino al alza del PIB, que ya comenzaba a superar el techo de 2015. Ahora la llegada del primer desembolso del FMI y la declaración de emergente para el mercado financiero por parte del MSCI trajeron optimismo. Pero prácticamente nadie se anima a dar por cerrado el asunto, porque las debilidades macro siguen ahí.

 

 

Malos números

 

Un informe publicado ayer por Federico Muñoz y Asociados, de hecho, se maneja en esos términos. Por empezar, para 2018 prevé unos números bastante flojos en términos de desempeño macro. Sostiene que el crecimiento de la actividad será más estadístico que verdadero, al menos en el punta a punta.

 

Y es que el PIB crecería apenas 0,7% en promedio contra 2017, año que dejó un importante arrastre. La proyección está más cerca del piso pesimista de 0,4% que planteó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, durante la presentación del acuerdo con el FMI, que del techo de 1,4%. Tampoco hay buenas perspectivas para la inflación: Muñoz espera que los precios cierren el año con una interanual de 29% en diciembre. Por encima del centro de 27% de la nueva meta que se comprometió a alcanzar Hacienda en el acuerdo con el Fondo. Pero por debajo del techo de esa meta, que es de 32% (no alcanzarla podría ser un deal-breaker y el fin de los desembolsos).

 

Puede ser peor

 

Pero además una cuestión: ese es el escenario optimista. Muñoz aclara: “Este escenario optimista puede verse frustrado por varias razones; las principales: un deterioro ulterior del contexto financiero internacional y/o el posible enrarecimiento del panorama político local a partir del eventual fortalecimiento de opciones electorales populistas o de la hipotética ruptura de la coalición gobernante”.

 

Y agregó: “Por el momento, nos abstendremos de poner cifras a la economía de este temible escenario pesimista, pero ciertamente hacemos votos para evitar su ocurrencia”. En cualquier caso, por las propias vulnerabilidades macro, parece haber cierta coincidencia entre analistas en que la estabilidad está lejos de quedar garantizada.

 

Muñoz detalló algunas de las claves. En primer lugar reconoció que en el pasado ya hubo también lecturas optimistas, que finalmente la reciente corrida terminó desmintiendo. Y esas lecturas se dieron porque el Gobierno generó cierta confianza en que iban a desaparecen las vulnerabilidades.

 

En ese sentido, enumeró: “Las crisis no surgen por generación espontánea o porque el destino se ensañe con nuestro país, sino por la acumulación de desequilibrios macro hasta que se hacen insostenibles. Esos desbalances pueden ser una inflación indomable; un déficit fiscal y/o externo infinanciable, un régimen cambiario inconsistente o, como suele ser habitual, una combinación de varias de estas distorsiones”.

 

Y explicó: “Si nuestro Estudio asumió un discurso optimista desde poco después del inicio de la gestión de Cambiemos fue, precisamente, porque en este Gobierno reconocimos por primera vez en décadas la vocación y la decisión de avanzar en un proceso de saneamiento macro que nos inmunizara contra la gestación de nuevas crisis”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *